La cultura mexicana es reconocida por sus platillos

Conoce la cultura gastronómica de México

Desde los tacos hasta las enchiladas, todos tenemos un platillo favorito de la comida mexicana. Esta se ha convertido en un fenómeno mundial y ya varios países tienen su rendición a los tacos. Pero realmente ¿qué importancia tiene la cultura gastronómica mexicana?

Un gran logro que tiene la gastronomía de México, es que fue la primera de cuatro en ser declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en el 2010. La comida de nuestro país tiene una diversidad enorme que representa a los diferentes grupos, etnias y regiones que hay en el país. La gastronomía y la cultura hacen de México un lugar único.

La comida mexicana también tiene una gran importancia en la identidad nacional. Es normal oír las frases de “Acaso, ¿no eres mexicano?” y “Pues, ¿Dónde naciste?” cuando no nos gusta algún platillo típico. El orgullo que sentimos por nuestros alimentos no sólo tiene que ver con lo deliciosos que son, sino que se remonta a un origen cultural.

Primero lo primero, ¿qué es la cultura gastronómica?

Empecemos definiendo la cultura. Esta abarca el conjunto de conocimientos, costumbres, tradiciones y modos de vida de una sociedad. La gastronomía tiene como significado el conjunto de los platillos y el arte de la preparación de estos. Entonces, podemos definir la cultura gastronómica como la expresión de la cultura a través del arte de cocinar.

La cultura gastronómica mexicana se compone de  tradiciones y costumbres. Tiene que ver con nuestra historia e identidad. Esta también es una manera de comunicarnos, de expresarnos y de pasar conocimiento de generación en generación. Varía en cada país y tiene que ver con la trascendencia de los alimentos en la expresión cultural de la sociedad.

La cultura culinaria ha tomado fuerza hoy en día, más con el turismo gastronómico en alza. Las personas buscan experimentar la cultura del país que visitan a través de sus platillos. Se ha vuelto tan importante como otros objetos inmateriales de la cultura y se busca preservar el patrimonio gastronómico. 

En México la gastronomía siempre ha sido parte de la cultura. En un país lleno de rituales, no es de extrañar que nuestra alimentación también se considere uno.

Comer, amar y viajar, turismo gastronómico

El turismo gastronómico se refiere a experimentar la riqueza cultural de un país a través de su alimentación. Este es para los foodies apasionados tanto de hobbie como de profesión que buscan probar los diferentes sabores de las comidas típicas del país que visitan. La forma de viajar a través del paladar, aprendiendo la historia, ingredientes, técnicas y sabores que permiten a los turistas conocer la cultura del país que visitan.

Este tipo de turismo se ha vuelto muy popular. Los viajeros ahora planifican su viaje para poder probar algún delicioso platillo. Por eso  han surgido diversas rutas gastronómicas que buscan impulsar este tipo de viajes en diversas zonas, como la de los “mil sabores del mole” en Oaxaca. 

En nuestro país existen 18 de estas rutas gastronómicas que cubren 155 destinos en 31 pueblos mágicos y 9 ciudades que se consideran patrimonio de la humanidad. En México, el turismo gastronómico se realiza cada vez más debido a la diversidad de sabores que se manejan en cada región. 

El secreto detrás de la magia de la comida mexicana

Ahora, la comida mexicana es deliciosa, de eso no hay duda. Pero también existen muchos platillos y cocinas dentro de esta. Existe una variedad inimaginable de la misma receta y cada región tiene su método. Es la diversidad en su sabores lo que nos atrapa.

Nuestra gastronomía se caracteriza por sus fuertes sabores, sus diversos colores y sus intensos picantes.  Los ingredientes que no pueden faltar son el maíz, el chile, el frijol, el aguacate y el nopal. También se utilizan muchas hierbas y plantas para cocinar; como el epazote, el cilantro, el orégano, el tomillo, el romero y muchas otras más. Es común encontrarlas en múltiples platillos mexicanos.

La cocina mexicana también tiene diferentes variaciones, ya que la cultura del país es muy diversa y su alimentación también lo es. Los platillos que se comen al sur no son los mismos que se comen en el norte o en el centro. Las gastronomías de los diferentes estados de la república también han tomado fuerza y se han convertido en destinos gastronómicos.

Fiestas de sabores, olores y colores

La cultura de las diferentes regiones de nuestro país se puede experimentar a través de su cocina. Por ejemplo, en Yucatán se acostumbra a comer la torta de cochinita y en Guadalajara lo típico es la torta ahogada. También diferentes platillos como los tamales, los tacos o el ceviche son diferentes dependiendo en qué parte del país los comas. 

México también se caracteriza por tener platillos específicos para diferentes festividades. En enero heredamos la tradición de partir rosca de reyes. En febrero no faltan los tamales en el Día de la Candelaria. Noviembre es para el Día de Muertos comemos pan de muerto y si eres del sur seguro no falta el Pib o mucbipollo, o el tamal yucateco para el Hanal Pixan. 

Septiembre, que es el mes patrio, comemos tacos, pambazos, chilaquiles, chiles en nogada y el que no puede faltar es el pozole. El pozole es el claro ejemplo de cómo las tradiciones se han conservado y adaptado para formar parte de la cultura mexicana hoy en día.

El origen del sazón con el corazón de las culturas prehispánicas

Nuestra historia no solo es la que estudiamos en la escuela sino que esta también se cuenta a través de la comida. De cocina a cocina se han pasado recetas milenarias que contienen un gran valor cultural. Esto porque antes de que llegaran los españoles, nuestros ancestros ya tenían las bases de lo que sería la alimentación mexicana hoy en día.

Las antiguas culturas prehispánicas como la maya, la azteca, la olmeca, los teotihuacanos, los zapotecos, los mixtecos, y muchas otras ya asociaban la alimentación con sus ritos sagrados. Su gastronomía estaba integrada por guisos de temporada para fiestas que honraban a los dioses y también se comía de acuerdo a los cultivos agrícolas que se dieran por temporada.

Estas culturas cosechaban maíz, frijoles, nopal, chile, calabaza, tomate y aguacate que hoy en día son ingredientes básicos de la cocina mexicana. También se acostumbraba a comer chapulines, escamoles, los jumiles, o ranas y reptiles, que aunque en la actualidad se considera más raro, se siguen consumiendo en muchos lugares.

De la gastronomía prehispánica no solo hemos heredado sus ingredientes, sino también sus maneras. El cocinar la carne a las brasas y con leña, el cocer los tamales con hoja de maíz o plátano, el hacer las tortillas en comales de barro y hasta cavar un hoyo bajo el suelo, cubrirlo de tierra, calentarlo con leña y piedras que absorban y mantengan el calor para cocinar distintos platillos.

La deliciosa herencia de un México prehispánico

La base de la comida mexicana en ese entonces también era el maíz. Las culturas prehispánicas mantenían una dieta balanceada y tenían alrededor de 40 especies de está planta. No solo se hace la deliciosa tortilla, sino que también encontramos alimentos como el atole, tlacoyo, pozole, esquite,  pinole y tamal. Las hojas del maíz también eran utilizadas para envolver los mismos tamales, el queso o pescados y hasta el hongo de este se convirtió en un guiso muy famoso llamado huitlacoche.

Otro ingrediente base de la cocina prehispánica era el cacao, ya que este no sólo era usado como moneda, sino que también era utilizado para hacer platillos deliciosos. Al principio los olmecas utilizaban el cacao mezclando sus habas con agua, esto era una bebida que se consideraba un regalo de los dioses. El cacao significaba abundancia y era común utilizarlo para los rituales que alababan a las deidades, hoy en día es el ingrediente principal para realizar el exquisito chocolate y sigue siendo importante para el arte culinario mexicano.

Hemos heredado muchos platillos de la cocina prehispánica, uno de los más representativos es el pozole. El pozole era un platillo de emperadores que se utilizaba como ofrenda para los dioses. Hoy en día es una comida esencial del mes patrio pero mantiene varios ingredientes que usaban nuestros ancestros para prepararlo.

Pero las garnachitas no faltaron

Otra parte importante de nuestra cultura gastronómica mexicana es nuestra comida callejera: los tacos, tortas y garnachas son indispensables en nuestra dieta. Los famosos antojitos mexicanos existen desde la época prehispánica y su sabor se ha conservado hasta el día de hoy. Debido al tipo de vida que se tiene en nuestro país no es de extrañar que las gorditas de la esquina sean el lunch típico de un trabajador, pero es que también en antojitos callejeros, México no escatima en variedad.

En la cultura moderna mexicana, la comida callejera se caracteriza por sus antojitos pero también hay botanas, frutas e insectos. Estos se acompañan con diversas salsas o chiles que deleitan al paladar. Estos alimentos y botanas son típicos y cualquier mexicano disfruta de ellas… es algo que compartimos como colectivo. 

Así que aparte del amor que le tenemos a los deliciosos antojitos mexicanos (los tlacoyos, los  huaraches, los  sopes, las flautas, etc.) los comemos también por cultura. El acto de cocinar y comer es un acto cultural. Este tipo de comportamientos y actitudes que tenemos hacia la comida están inmersas en nuestra identidad como mexicanos.

Entonces, ¿qué es ser mexicano?

Los mexicanos venimos del maíz según cuentan las leyendas, y es verdad que la comida forma una parte integral de nosotros. Todos compartimos historias de la cocina, desde la receta de la abuela hasta el consomé de tu tía. En las reuniones familiares no faltan los tacos de guisados y las aguas frescas, acompañadas con un delicioso arroz con leche.

A todos nos ha pasado que si hacemos un viaje al extranjero empezamos a extrañar nuestros chilaquiles del desayuno al día de habernos ido. Esto no solo es por su exquisito sabor sino porque nos da esta reconfortante sensación del hogar. La comida forma parte esencial de nuestra identidad como mexicanos.

La comida y la tradición están muy unidas en la cultura mexicana, todas las fiestas típicas van acompañadas de un platillo. En las fiestas con la familia no falta la plática en la cocina y en el día a día no hay quien se resista a una garnacha. El alimento es el centro en reuniones con la familia, amigos y hasta del trabajo; se ha vuelto parte integral de cómo experimentamos la cultura en México y es imposible separarla de nuestra historia, todos nos enorgullecemos de la cultura gastronómica mexicana.

La gastronomía y cultura hacen de México un lugar único

La cultura gastronómica mexicana ha evolucionado para llegar a lo que es hoy en día. Se modifica debido a que nuestro país y nuestra cultura también han cambiado con el paso del tiempo. Hoy en día, el panorama de la cocina mexicana se ha visto impulsado por el turismo y por el orgullo que nosotros como mexicanos tenemos por nuestro arte culinario.

Nuestra comida tiene muchas influencias; desde las culturas prehispánicas hasta el mestizaje de la colonia. También ha recibido impactos de las gastronomías de otros países y como hemos mencionado existe una enorme variedad de cocinas regionales. Muchos platillos tienen relación con la historia, hay muchos otros que surgen de leyendas y mitos, el alimento siempre ha estado arraigada a nuestra cultura. 

La gastronomía y la cultura hacen una mezcla perfecta en la comida mexicana, ambas se complementan para dar un platillo delicioso y rico en historia. Es importante conocer el trasfondo de nuestros alimentos y conservar las tradiciones de nuestra gastronomía. Debemos de celebrar y preservar nuestra cultura y también compartirla y enseñarla a los demás.

Comer o no comer, esa es la cuestión

La cultura gastronómica mexicana es invaluable, desde los ingredientes hasta los métodos, tenemos una amplia variedad de elementos que hacen de nuestra cocina algo único. Nuestra alimentación no es algo que sólo hagamos para subsistir, sino que se ha convertido en un elemento de nuestra identidad.

Es por eso que te invitamos a probar cosas nuevas, a tomar el riesgo y comerse ese chapulín. Viaja y conoce más sobre las comidas de diferentes regiones, aprecia los colores y sabores de ese mole. Más que nada, disfruta de lo que te puede ofrecer la gastronomía de México y experimenta nuestra cultura a través de ella.

La cultura gastronómica mexicana cuenta la historia, conserva las tradiciones y celebra la biodiversidad de nuestro país. Comer en México es un viaje de sabores y paisajes inigualables, es por eso que la cocina mexicana es considerada patrimonio de la humanidad.

¿Quieres saber más sobre la cultura gastronómica de México? Te recomendamos ​​El Maíz: Elemento Esencial De La Comida Mexicana

Nos gustaría saber, ¿cuál es tu platillo tradicional mexicano favorito? Compártenos tus respuestas en los comentarios.