La Masa No Se Crea Ni Se Destruye

solo se transforma

Cuenta la leyenda maya que los dioses deseaban crear a los primeros habitantes del mundo que fueran capaces de aprovechar los recursos de la naturaleza y rendirles tributo. Los hicieron de lodo y madera, sin embargo, los dioses no quedaron satisfechos hasta que eligieron el maíz blanco y amarillo para formar al hombre.

Somos gente de maíz y el maíz es de la gente. Por eso, en todas las casas, restaurantes y changarros, no puede faltar este ingrediente esencial para la comida mexicana. Es la herencia más pura de nuestros antepasados. Para nosotros puede parecer cotidiano, pero en realidad no se sabe a ciencia cierta cuál es el origen del maíz.

tipos-de-maiz
Foto de Mientras tanto en México

Un poco de contexto

Se sabe que desde épocas remotas, el hombre comenzó a cosecharlo, convirtiendo a Mesoamérica en el principal productor de maíz. Aunque esta representaba una tarea difícil debido a su naturaleza tan vulnerable al clima, se convirtió en uno de sus alimentos principales. Claro que con el tiempo, su tratamiento fue evolucionando, así como sus usos. Un gran ejemplo son las tortillas y los tamales, cuya preparación requiere de un importante paso: la nixtamalización.

La nixtamalización del maíz

La palabra nixtamal proviene del náhuatl nextli (“cenizas de cal”) y tamalli (“asa de maíz cocido”). Consiste en cocer el maíz junto con cal y agua convirtiéndolo en lo que todos conocemos como masa. Para molerlo se utiliza una piedra cuadrada llamada metate, una herramienta prehispánica.

nixtamalización

Los usos variados del maíz

¡Ahora si! Ya con el comal en el fuego podemos empezar a preparar nuestras tortillas y con ellas formar el ícono mexicano por excelencia: el taco. Claro, sin olvidar a las deliciosas quesadillas, con queso o sin queso, que también son un clásico de la comida mexicana.

Lee: Aprende a preparar la tradicional tortilla de maíz en Xcaret

Si empezamos a recorrer la República Mexicana nos podemos encontrar con los huaraches, salbutes, panuchos, tlacoyos, sopes, tlayudas, tostadas, gorditas, etc… Los tamales se cuecen aparte porque tan solo de ellos se conocen más de 500 formas de prepararlos dependiendo la región.

tortillas-de-maíz

También es utilizado para endulzar el paladar o como postre. Preparado con un poco de azúcar y piloncillo se forma el pinole, que a su vez puede servirse como bebida. Y ya que hablamos de bebidas, la más tradicional y deliciosa forma de usar la magia del maíz es en un rico atole. Esta bebida puede ser a base de agua o leche y se le agrega canela, vainilla, miel, azúcar o sabores frutales. Ideal tomarlo calientito cuando hace frío.

También existe el champurrado, muy popular en el centro de México. Se prepara con masa de maíz, chocolate, agua y es dejado hervir hasta espesar. Es la pareja perfecta para un tamalito. En el sureste de México se bebe el pozol y este puede ser frío o caliente. Preparado con cacao, coco rallado o simplemente con una pizca de sal y habanero.

champurrado

Ya para acabar le vamos a servir un buen plato de pozole. Este es un caldo preparado a base del maíz llamado cacahuazintle. El caldo se prepara con distintos tipos de chile, especias y carne de pollo, res o cerdo.

pozole-con-maíz

Como te habrás dado cuenta, tenemos bastante tarea por hacer y muchos platillos por probar. Todo sea por la gracia del maíz y todas las delicias que con ella se pueden preparar. Por eso la importancia de probar la comida típica de cada lugar que visitamos.

¿Sabías que existen por lo menos 700 formas de consumir maíz en México? Compártenos cuál es tu platillo favorito.