Cómo comer en México

Y no morir enchilado en el intento

Visitar un restaurante en México por primera vez no es algo que se deba tomar a la ligera, ¡no, no, no! A menos de que quieras llevarte la enchilada de tu vida, claro. Es por eso que aquí te explicaremos pasito a pasito qué debes de hacer si es la primera vez que probarás las salsas mexicanas. ¿Listo para poner en práctica estos tips de experto?

1.- No porque se vean iguales, saben iguales

Regla básica antes de probar las salsas mexicanas. Puede que a simple vista sea vea como un inofensivo guacamolito, pero ¡aguas! Puede ser una temible y riquísima salsa de chile habanero. El caso es que no te dejes llevar por las apariencias, casi siempre encontrarás tres salsas:

  • Pico de gallo (tomate, cebolla, chile serrano y jugo de limón).
  • Salsa verde guacamolada (cebolla, tomate verde, aguacate y jugo de limón).
  • Salsa roja asada ( jitomate asado, ajo asado, cebolla blanca asada, vinagre blanco, chile jalapeño asado).

salsas mexicanas Foto por: Tortilleria Anita Y Taqueria

2.- ¡No le creas a nadie!

Por nadie nos referimos a nadie. Ni al mesero, ni a tu abuelita, ni aunque te visite el mismísimo chef del restaurante para decirte que la salsa no pica o que “pica poquito”. Aquí en México todos tenemos el paladar con diferente tolerancia a las salsas, hay unas que simplemente no pican para ciertas personas y a otras que pican muchísimo.

3.- Huelela despacito

Sería casi imposible describir cómo luce cada una de las salsas mexicanas para que pudieras reconocerlas. Mejor ve afinando tu nariz y ponla a prueba cuando visites tu primera taquería. Será muy evidente cuando una salsa pica mucho o pica rico. El olorcito de una salsa que pica suele ser muy fuerte, los condimentos son casi imperceptibles al olfato, ya que en su mayoría suele ser 90% chile puro.

salsas mexicanas Foto por: borrokagaraia

4.- Aplica la prueba infalible

El objetivo aquí es no pasarte de la raya. Sirve un poco de la salsa con una cuchara y agrega unas gotitas en tu mano, pruébala y degústala por unos segundos. Tal vez sonaba muy obvio, pero es la manera más fácil de probar salsas mexicanas sin enchilarte a morir. Incluso los mexicanos de paladar más intenso aplican esta prueba infalible.

5.- ¿Y si ya me enchilé?

Si aún siguiendo todos nuestros consejos terminaste enchilado, no te desesperes. Lo primero que debes saber es que ni el agua, ni el refresco te van a quitar esa sensación. El remedio más rápido y efectivo para quitarte lo enchilado es agarrar un poco de sal, ponersela a una tortilla y comérsela. Verás cómo poco a poco se te irá bajando.

salsas mexicanas Foto por: animalgourmet

Ahora sí, ya con estos consejos infalibles estás listo para probar tus primeros tacos con mucha salsita de la que pica.

No se te olvide que la salsa es el mejor acompañamiento de los tacos, lee: El taco, la mejor guía para principiantes

¿Qué otra cosa te interesa saber de la gastronomía en México? 

Imagen destacada po: DaniehG