La mejor historia es la que vivimos juntos

Vacaciones con los más importantes: la familia

Existen momentos de felicidad que te aseguro vivirás si decides regalarle un viaje a tu familia. Después de haber vivido días de arduo trabajo, largas jornadas en la escuela y muchas responsabilidades en el hogar, lo que se merecen son unas vacaciones familiares. Vayan a un lugar donde sus preocupaciones y rutinas diarias se pongan en pausa por unas semanas y lo único que tengan que hacer sea, ¡disfrutar momentos de felicidad!

En Cancún hay muchas opciones para pasar unas vacaciones familiares perfectas. En el destino abundan playas hermosas, parques, paisajes naturales y actividades culturales. Si ya has viajado en familia, seguramente estarás de acuerdo conmigo de que los siguientes 13 momentos son experiencias que valen oro.

1.- Cuando tu esfuerzo finalmente da frutos

Pasaste mucho tiempo planeando este viaje, organizando a todos para que las fechas coincidan, ahorrando, buscando vuelos, hospedaje etc. El momento en el que todo tu esfuerzo rinde frutos es único, cuando ya están abordando el avión, todos están emocionados y llegó el día tan esperado por todos: ¡las vacaciones familiares!

2.- Cuando descubres nuevas razones para sentirte impresionado contigo mismo

Hay un dicho famoso que dice “escala una montaña para que puedas ver el mundo, no para que el mundo pueda verte”, y tiene mucha razón. Cuando sales de viaje es común enfrentarse a situaciones, ya sea grandes o pequeñas, que se vuelven oportunidades para impresionarte a ti mismo. Salta del acantilado, escala la montaña, sumérgete en las profundidades del mar, lánzate de la tirolesa más alta y siéntete orgulloso de lo que estás logrando.

Lee: Tirolesas en Xenotes: una experiencia inolvidable

3.- Cuando recuerdas el amor que sientes por la cultura de tu país

Hay lugares en los que es inevitable sentir amor y orgullo por la cultura, sin importar de dónde eres. Ver los colores, las tradiciones vivas y el folclor de tu país frente a ti es un momento que no querrás cambiar por nada. Cuando vas con tu familia, sobre todo si tienes hijos, se vuelve aún más fuerte el sentimiento, ya que es muy probable que ellos estén conociendo por primera vez la raíces de su cultura.

Lee: Cómo Hacer Que Tus Hijos Sientan Amor Por México Desde Pequeños

4.- Cuando ves una sonrisa genuina que ayudaste a crear

Pocas cosas son más satisfactorias que ayudar a alguien a sonreír un poco más que antes. Ver a las personas que amas felices, viviendo plenamente y compartiendo experiencias contigo que recordarán siempre. Sin duda es de los mejores momentos dentro de unas vacaciones familiares.

5.- Cuando compartes lo que más amas con tus seres queridos

Compartir tus pasiones con tus hijos, sobrinos o cualquier miembro de las siguientes generaciones es algo que recordarás por siempre. Si tus vacaciones familiares serán en la playa, puedes enseñarles a nadar y a perderle el miedo al agua en los ríos subterráneos o cenotes. Compartir tu espíritu aventurero con los pequeños te hará sentir que una parte de ti se está quedando en ellos.

6.- Cuando pruebas sabores nuevos que hacen explotar a tu paladar

La dieta diaria te da un día libre a la semana para comer todo lo que se te antoje, pero cuando estás de vacaciones… ¡todos los días son días libres! No tienes que viajar fuera de tu país para probar platillos diferentes, en cada ciudad hay delicias esperando por ti. Si eres amante de la comida, seguro sabes lo que se siente probar algo delicioso por primera vez, descubrir tu nuevo postre favorito y compartirlo con tu familia.

7.- Cuando ves a tu familia más unida que nunca

Lo importante de una familia no es vivir juntos, sino estar unidos. Probablemente algunos integrantes de tu familia viven lejos o en otra ciudad y no se ven tan seguido como te gustaría, pero cuando se reúnen, es una fiesta. Salir de vacaciones juntos a un destino nuevo es una excelente opción, cambia las reuniones en casa de la abuela por una navidad en la playa, será inolvidable y divertido para todas las edades.

8.- Cuando recuerdas la alegría de hacer cosas por primera vez

Puedes ver o hacer algo un millón de veces, pero sólo puedes verlo o hacerlo por primera vez, una sola vez. Eso hace que hacerlo, valga la pena. Muchos de los grandes momentos que recordarás toda tu vida, serán los que viviste cuando diste un paso fuera de tu zona de confort y probaste algo nuevo. Imagínate con tus tías manejando un carro anfibio en medio de la selva, o caminando a solas en el Xensatorium completamente obscuro, emoción asegurada.

9.- Cuando te asombras con los pequeños detalles que hacen una gran diferencia

Lo maravilloso de la vida es que está hecha de pequeños detalles y eso es algo que algunas veces dejamos pasar desapercibido. La naturaleza es el mejor ejemplo, solo basta con detenerse a observar para maravillarse con su grandeza. Ir a lugares como acuarios, viveros, mariposarios, aviarios, entre otros, te permitirán asombrarte de verdad con su magia. Si ese momento de por sí ya es inigualable, imagínate ir acompañado de tu familia, compartir el asombro y crear recuerdos juntos.

10.- Cuando te liberas del estrés y logras divertirte como niño otra vez

No hay un solo adulto a quien no le gustaría revivir su infancia. Hay lugares en los que es inevitable querer jugar de nuevo, saltar, correr, sonreír y vivir la vida como si fueras un niño pequeño. Si tus vacaciones familiares serán en Cancún, no puedes perderte una visita al parque Xenses, uno de esos lugares para liberar el estrés y divertirte como enano.

11.- Cuando sientes sincera gratitud con la vida

Tal vez en el momento exacto no te das cuenta, pero basta con ver una fotografía de tu familia unida y visitando lugares impresionantes para darte cuenta de lo agradecido que estás con la vida. Lograr metas juntos es lo más gratificante que pueden hacer como familia.

12.- Cuando regresas a casa y tienes miles de historias que contar

No importa que las vacaciones se hayan terminado, ¡la diversión continúa! Tus hijos no dejarán de hablar de lo bien que se pasaron jugando en la playa, viendo guacamayas y manatíes o volando en tirolesa. En el trabajo todos querrán saber cómo te fue y al contarles cada detalle revivirás los sentimientos felices.

View this post on Instagram

Helmet head coming through⛑

A post shared by KatieLouise✨ (@smilesfromtheskies) on

13.- Cuando reconoces que hiciste lo correcto al reservar ese viaje familiar

Por último, llega el momento final en el que estás completamente satisfecho con tu viaje. Reconoces que fue lo mejor que pudieron haber hecho: salir en unas vacaciones familiares.

¡Es tiempo de celebrar el amor que nos une!

vacaciones-familiares