La mente y la visión se unen en este juego

No todo lo que vemos es lo que parece

Seguramente has visto en muchos lugares, principalmente en internet, imágenes fijas que parecen estar en movimiento, imágenes planas que parecen estar en tercera dimensión, o siluetas que al dejar de mirarlas se quedan grabadas en tu visión. Estas imágenes que intentan engañarnos se llaman ilusiones ópticas. Vamos a conocer qué son las ilusiones ópticas y por qué nos gustan tanto.   

En la mayoría de las ocasiones nuestros ojos nos dan la información correcta, pero el cerebro no logra interpretarla. En otras, la imagen nos resulta imposible, aunque el cerebro interprete bien los datos de lo que se está mirando.  ¿Las ilusiones ópticas engañan a nuestra visión o al cerebro? 

¿Qué son las ilusiones ópticas? 

Las ilusiones ópticas son distorsiones de la percepción de la realidad. Estas imágenes engañan al sistema visual, desde nuestros ojos hasta el cerebro. 

Estos juegos que pueden ser creados por efectos visuales y también ocurren de manera natural. Son el resultado del análisis de la información que recibe el sistema visual, el cual puede percibir incluso objetos que no están presentes. 

¿Cómo vemos realmente? 

Nuestros ojos son el medio para mirar lo que hay a nuestro alrededor, pero en realidad vemos con el cerebro.   

Cuando tenemos un objeto de frente, su imagen se forma en la retina de cada ojo, sin embargo, vemos una sola imagen. No vemos doble porque el cerebro procesa la información con el resto de los datos que llegan por cualquier vía sensorial, no solo la visual. 

¿Por qué se forman?  

Cuando en una imagen única se presentan varias formas y patrones nuestro cerebro entra en conflicto, pues tiene ante su visión una ilusión óptica. Aquí es cuando nuestros sentidos trabajan en conjunto para filtrar la información del exterior y pueda ser procesada e incluso modificada por el cerebro.  

El proceso mediante el cual nuestro cerebro combina información de percepción de color, formas, movimientos, texturas, lugares, y logra una interpretación cohesiva con todos ellos, es complejo, y lo único que se sabe con certeza es que no tiene la capacidad suficiente para manejar toda la información que recibimos a través de lo que vemos. Es por eso que la mente se ve obligada a intervenir, eligiendo la interpretación que parezca más lógica.  

Las ilusiones ópticas pueden dividirse en dos grupos: ilusiones ópticas fisiológicas e ilusiones ópticas cognitivas. 

Ilusiones ópticas fisiológicas 

Estas ilusiones se asocian a los efectos de una excesiva estimulación en los ojos, como brillo, color o movimiento

Un ejemplo, son las postimágenes. Las imágenes que quedan impresas en nuestra vista después de observar un objeto muy luminoso, o el estímulo adaptativo ante patrones cambiantes muy contrastados. 

Los estímulos tienen caminos individuales para la primera fase del proceso visual, y estimular repetidamente algunos de esos caminos crea una confusión en el mecanismo visual 

Ilusiones ópticas cognitivas 

Estas ilusiones funcionan a través de varios experimentos que atacan determinada vulnerabilidad de la visión y en ellas interviene nuestro conocimiento del mundo. Un ejemplo claro de las ilusiones cognitivas son las imágenes que aparentan algo diferente a lo que son.  

Se clasifican de la siguiente manera:  

Ilusiones de ambigüedad: estas son figuras que presentan dos alternativas de percepción no simultáneas. 

Ilusiones de distorsión: son las más comunes y en ellas se observan los errores de percepción del tamaño, longitud, y cualquier propiedad geométrica. 

Las ilusiones paradójicas: presentan objetos imposibles. 

Ilusiones ficticias (también conocidas como alucinaciones): generalmente, las alucinaciones suelen ser consecuencia de estados de alteración mental. En estas ilusiones percibimos imágenes que en realidad no existen. 

Todas las ilusiones ópticas, pueden variar entre una persona y otra dependiendo de factores como la agudeza visual, su campo visual, el daltonismo, el astigmatismo, entre otros.

Cuando entendemos estos fenómenos estamos más cerca de comprender las limitaciones que tenemos en nuestro sentido visual y la posibilidad de distorsión de las imágenes o formas conforme al color, dimensión y perspectiva. 

Ilusiones ópticas en el arte. 

Muchos artistas han dado a sus obras aspectos con un toque mágico usando las ilusiones ópticas, creando profundidad, contrastes, y ambigüedad llevando a quienes admiramos sus obras a nuestros límites sensoriales 

Cuando se trata de arte, no es un error de nuestra percepción visual, lo que estamos observando es la voluntad del artista deformando la percepción objetiva o creando elementos imposibles según las leyes físicas, pero que satisfacen sus deseos. 

Mannerist Giuseppe Arcimboldo 

El artista milanés del siglo XVI, quien fue inspiración para los pintores surrealistas del siglo XX, pintó Cabeza Reversible con Cesto de Frutauna de sus principales obras que engaña al ojo con el ejercicio de construir y destruir una imagen en favor de la otra. 

Charles Allan Gilbert 

Charles Allan Gilbert, ofreció a finales del siglo XIX el dibujo a blanco y negro “Todo es vanidad” en el que nuestra mirada intenta enfocarse en el dibujo de la mujer frente al espejo o la calavera que lo abarca todo.   

Salvador Dalí 

Ante la intensa ansiedad global de la posibilidad de un Armagedón nuclear, el surrealista español Salvador Dalí creó  “Galatea de las Esferas”.  

En esta obra, se puede observar la propulsión hacia quienes la observan, de incontables átomos suspendidos en medio de una explosión nuclear, y a medida que te alejas las esferas se unen para mostrar el rostro tímido de una mujer. ¿Logras verlos?  

Daniel Siering y Mario Schuster 

El diseñador gráfico Daniel Siering y el director artístico Mario Schuster transformaron un árbol solitario en Postsdam, Alemania, en el tronco con equilibrio utilizando pintura y papel aluminio. 

A simple vista el árbol parece estar suspendido en el aire.

M.C. Escher. 

El diseñador holandés M.C. Escher es uno de los artistas más famosos que incluyó ilusiones ópticas en sus diferentes trabajos, sus pinturas que eran “imposibles” se han vuelto legendarias.

Escaleras que empiezan en algún lugar y nunca terminan, el río que fluye hacia arriba y parece estar fluyendo hacia abajo al mismo tiempo y manos que se pintan entre sí.  

Su obsesión por las matemáticas y los patrones repetidos hicieron que destacados físicos y filósofos contemporáneos lo admiraran.  

 Howard Lee 

Este artista británico y su obra fascinan a una gran cantidad de personas que lo siguen en su canal de YouTube y logran ver con regularidad lo que es capaz de lograr creando ilusiones ópticas.

Leon Keer  

Su talento inusual para las perspectivas es algo que hace especial a este artista holandés. Pinta las calles con sus dibujos en 3D, que previamente fueron creados digitalmente.

Estas imágenes funcionan si son observadas desde un punto en específico, de lo contrario se distorsionan.  

En conclusión, nuestro cerebro, tiene la capacidad únicamente de concentrarse en un objeto, y cuando en una sola imagen se presenta de dos o más formas diferentes, el cerebro entra en desorden generando confusión y lo lleva a ver algo diferente de lo que realmente es, produciendo las ilusiones ópticas.  

Ahora que ya conoces más a detalle la manera en la que funciona nuestra mente y sentidos juntos, seguramente intentarás poner más atención para enviar la información correcta. Te recomiendo dejarte llevar por el momento y disfrutar lo que tu cerebro y visión están intentando decodificar.