Conoce 5 de las principales causas que han dañado el océano

Lee más de esta serie de blogs:
Conoce y enamórate del océano: nuestra principal fuente de vida
¿Qué se está haciendo para disminuir los problemas del océano?

En el artículo anterior, conocimos más a detalle cómo está compuesto el océano y nos dimos cuenta de la gran importancia que tiene en nuestras vidas. El océano es un lugar indefenso, la mayoría de sus aguas son internacionales, por lo tanto, no existen ningún tipo de normas para su protección. Al no garantizar la seguridad de casi el 45% del océano, diversas amenazas se han presentado, dañando este ecosistema a corto y largo plazo. Tenemos que abrir los ojos acerca de los problemas que el océano enfrenta hoy en día y pueden causar desgracias irreversibles si no tomamos acción a tiempo.

Acidificación de los océanos

La causa principal de este fenómeno es el exceso de emisiones de dióxido de carbono en la atmósfera, gas conocido por causar aumento de temperatura en el planeta. La acidez en los océanos es una enfermedad que se está produciendo rápidamente, ya que nuestros océanos están absorbiendo más CO2 de lo que pueden emitir

Mencionamos en el artículo anterior acerca que la absorción de este gas ayuda a tener un equilibrio en el planeta. Sin embargo, estamos llegando a un punto donde en lugar de beneficiar, está perjudicando la vida marina. Aproximadamente el 30% del CO2 que los humanos producimos es absorbido por el océano. Bajita la mano, se absorbe aproximadamente un millón de toneladas por hora. ¿Cómo sucede esta absorción? Bueno, el viento se mezcla con el dióxido de carbono en la superficie y con el ritmo de las corrientes oceánicas llega a las profundidades calentándose gradualmente. Para nosotros en la Tierra, este proceso es bueno porque reduce los efectos del calentamiento global, ¿pero a qué costo? El océano, aún con su apariencia fuerte y salvaje, puede llegar a ser muy sensible. Debido a lo anteriormente descrito, existe un “leve” decremento de  pH. Ese cambio, por muy pequeño que sea, puede tener consecuencias muy dañinas porque estamos en el punto donde el equilibrio de este cuerpo de agua es muy frágil. Por lo tanto, cuando el pH desciende, el agua se vuelve más ácida

Cuándo escuchas la palabra ácido, ¿qué palabra se te viene primero a la mente? Supongo que es, o así es en mi caso, la palabra corrosivo. Ese es justo el efecto que tiene la acidificación en la vida marina. Los animales con caparazón y cochas son los primeros en sufrir los efectos, ya que sus exoesqueletos son corroídos. Los corales también son víctimas de la acidez del océano. 

Normalmente, los corales son duros por su cobertura de carbonato de calcio. ¿Sabes qué otro material duro tiene este compuesto? Los caparazones y conchas, por lo tanto, el coral tiene el mismo destino de corrosión, haciéndolo más débil es su formación. Todo este tipo de situaciones afecta enormemente el equilibrio natural del océano y por consiguiente, el de nuestro planeta. 

Transporte marítimo

Es una realidad que el transporte a través del océano es de las fuentes de traslado más importantes del mundo. Ya sea por el comercio o turismo, cada día navegan miles de barcos transportando todo tipo de cargamento a través de las autopistas marinas. A medida que en dichas rutas vaya aumentando el tráfico de barcos, de igual forma lo hacen los niveles de contaminación marinos.  

El uso excesivo del transporte marítimo aumenta las probabilidades de sufrir derrames de petróleo en el agua. Aunque no son muy frecuentes, son extremadamente dañinos. Algunas de las más graves consecuencias de dichos derrames son la asfixia de animales y plantas por las capas de petróleo que además obstruyen el contacto con la luz, impidiendo la muy importante fotosíntesis. Del mismo modo, gracias a los hidrocarburos existen malformaciones de crías marinas, envenenamiento de depredadores por consumir presas con crudo, además de que el paisaje costero sufre alteraciones notables. A lo largo de los años, el océano a sufrido de diversos derrames ocasionando un mal muy fuerte en él. 

Por otro lado, un grave problema que involucra a los barcos es la colisión entre ellos y los animales marinos. Estos choques provocan mayormente lesiones graves en los seres marinos y en el peor de los casos, su muerte. Por dichos encuentros entre los barcos, la contaminación acústica ha aumentado en el océano, provocando una perturbación entre las especies marinas como ballenas, que utilizan el sonido para comunicarse, alimentarse e inclusive orientarse. 

Desechos sólidos 

El video de la tortuga y el popote causó tanto ruido que ahora cuando vas a un restaurante te dan popotes biodegradables o te preguntan antes de darte alguno. Lamentablemente, los popotes no son el único plástico que deambula por el océano. Aún cuando somos responsables en depositar la basura en su lugar, la probabilidad de que lleguen al océano es muy alta gracias al deficiente manejo de dichos desechos o a la acción de los vientos y lluvias. Posteriormente, llegan a ríos u otro sistema acuático hasta llegar al sistema de alcantarillado de la ciudad. Una vez ahí, su única salida es el mar, por más lejos que estemos de alguna costa.

Es posible encontrar plásticos en el océano derivados de transportes marítimos, sin embargo, el 80% de los residuos que se encuentran en el mar proviene de tierra. El problema principal de los plásticos es su lenta descomposición, ya que contamina el hábitat marino desde las costas hasta las profundidades. Los residuos plásticos pueden encontrarse en todos los océanos, ya que pueden esparcirse fácilmente. De igual manera, se han encontrado plásticos en los lugares menos inimaginables, como atrapados en el hielo del Ártico o a más de 10,000 metros de profundidad en los océanos. Todos los plásticos que vemos en la superficie representan solamente el 15% del total que se encuentran en el mar. Las corrientes oceánicas transportan y acumulan los residuos teniendo como resultado cinco islas de plásticos  alrededor del mundo, una en el Índico, dos en el Atlántico y dos en el Pacífico. Por lo general, estas islas tienen una alta concentración de micro plásticos. 

Todos estos plásticos tardan cientos de años en degradarse, claramente depende del tipo de plástico, sin embargo, la causa principal de su degradación es la radiación UV de la luz solar al estar en superficie. El oleaje ayuda a acelerar este proceso y por consiguiente rompe los pedazos grandes de plástico, convirtiéndolos en micro plásticos. Hasta que los desechos llegan a degradarse, afectan a aproximadamente 700 especies marinas, ya que cada año, más de 100,000 mamíferos marinos fallecen por los plásticos que llegan al mar. 

Sobrepesca

La pesca insostenible ha aumentado exponencialmente desde los 50’s, con la explotación de los recursos del océano que a su vez ha incrementado el esfuerzo para obtener el gran volumen de capturas necesarias. Para no complicarla, básicamente quiero decir que en la actualidad hay menos peces en el agua para pescar.

Ningún océano está exento de la sobrepesca, bueno, hay algunos países que callan la boca como Islandia, Nueva Zelanda y Alaska que tienen sus actividades pesqueras bien gestionadas. Por lo tanto, la cantidad de peces disponibles en el presente, en comparación a cientos de años atrás, es mínima. Esto debido a que la demanda supera la oferta, hay demasiados barcos en busca de tan pocos peces. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, se capturan aproximadamente 92 millones de toneladas de pescado al año a nivel mundial, con casi un tercio de las pesquerías sobre pescadas y un 60% explotadas al límite. 

La pesca es un factor importante tanto para la economía mundial como para el sustento alimenticio de millones de personas. Aunque tenga ese impacto, la sostenibilidad a largo plazo de este recurso está en riesgo, ya que no solo depende del monitoreo efectivo de las operaciones pesqueras, sino también, de la determinación de que dichas actividades sean legales y verificables. La pesca ilegal debilita los esfuerzos de conservación de la población de peces, limitando el apoyo para la conservación marina. Además de que esta actividad no autorizada mancha la reputación de aquellos pescadores que trabajan con responsabilidad y honestidad en los océanos, cumpliendo con respeto el equilibrio del mundo. Por lo tanto, la pesca INDNR (pesca ilegal, no declarada y no reglamentada) amenaza el deterioro de la biodiversidad marina junto con la seguridad económica y alimentaria de la sociedad.

El océano es clave para combatir todas las áreas de la contaminación mundial. Nuestro bienestar, así como el de todo aquel ser vivo que habita este planeta, no puede hacer caso omiso de la vitalidad marina y los graves problemas que sufre diariamente, ya que dependemos del equilibrio que brinda. Aquellas problemáticas descritas anteriormente son solo la punta del iceberg de todos los obstáculos que el océano se enfrenta. La pregunta que debemos hacernos es, ¿estamos a tiempo para tomar acción al respecto?

Cuáles son los problemas que existen en el océano

Ahora que ya sabes cuáles son los problemas que existen en el océano, comparte este post y pasa la voz.

Cuáles son los problemas que existen en el océano