En tus próximas vacaciones  

y en tu vida cotidiana, ¿es mejor comprar artesanías? 

 

Cada vez que conocemos un lugar nuevo buscamos adentrarnos en su cultura y obtener un lindo recuerdo de nuestras vacaciones. Una gran manera de hacerlo es probando la comida local y comprando artesanías para llevarnos a casa para que se conviertan en piezas de uso común en nuestra vida cotidiana.

En la búsqueda por el perfecto recuerdo para llevarnos a nuestro hogar podemos toparnos con dos opciones, comprarle a algún artesano que realice con sus propias manos su producto o comprarlo en empresas más grandes con producciones en masa. ¿Cuál de estas dos opciones es la que más te conviene? En este blog intentaré darte los pros y contras de ambas opciones.

Para comenzar, definiré el término “artesanía”, que de acuerdo a la RAE es una pieza realizada por un artesano, quien es una persona que hace objetos de uso doméstico imprimiéndoles su sello personal, por lo tanto es lo contrario a una producción en masa generada por una empresa.

 

Comprar artesanías, ¿buena o mala idea?

 

Ahora sí, ¿es mejor comprar artesanías?

 

1.- Economía 

Al comprar artesanías a artesanos, apoyas directamente el desarrollo de la población local, dándoles un ingreso directo que los ayuda a solventar sus necesidades inmediatas. Si lo queremos ver como un término, se llama economía sostenible, y no sólo apoyas directamente a la persona y su familia, también activas la economía local, pues este artesano comprará a otro productor local su materia prima.

Al comprar a una gran empresa trasnacional, estás apoyando la macroeconomía del país, pues estas grandes empresas invierten dinero que regresa a ellos con grandes utilidades, sin embargo, poco haces por la economía local y es muy probable que el producto que compres no sea producido en el país en el que estás, pues esto incrementaría su valor.

 

2.- Precio 

Por lo general, los artesanos ofrecen sus productos a un precio mucho mayor que las grandes empresas, esto es porque en el precio no sólo calculan el material invertido, también el tiempo que les costó hacerlo, la creatividad y otros factores que gracias a la producción en cadena, una empresa no necesita.

Muchas veces el precio de una artesanía es considerablemente más alto que lo que ofrece una gran empresa, aunque si te gusta regatear, podrán descontar unos cuantos billetes. En lo personal no me gusta hacerlo pues pienso que su trabajo vale mucho más de lo que ellos mismos valoran.

Comprar artesanías, ¿buena o mala idea?

3.- Calidad 

Aquí es un poco una moneda al aire. Hay artesanos que imprimen mucha calidad en su trabajo, así como hay muchos que no lo hacen. Lo mismo ocurre con las empresas. Podemos encontrar artículos de excelente calidad o de la peor en ambos mercados, la cosa es buscarle.

 

4.- Garantía 

Muy relacionado con el punto anterior, cuando la calidad del producto falla, al comprarlo en una empresa grande es más probable que tengas una mejor garantía, que incluya la reparación del mismo o el cambio por completo, aunque hay empresas que tampoco la ofrecen.

En cambio, al comprarle a un artesano, todo se trata de un acuerdo entre personas, en la que si él quiere hacer algún cambio, lo hará, así como si no quiere, no lo hará y legalmente no hay nada que te ampare para que quedes satisfecho con tu producto.

Comprar artesanías, ¿buena o mala idea?

 

5.- Es cuestión de gustos 

Al final, todo se centra en tus gustos, no hay una opción correcta y otra incorrecta, ambas están bien, siempre y cuando atiendan tus necesidades.

Existe una tercera opción que es comprar artesanía vía empresas grandes como Amazon, Mercado Libre y otros negocios que gracias a la tecnología ayudan a tener más opciones a la hora de comprar.

Comprar artesanías, ¿buena o mala idea?

Como puedes ver, ambas opciones tienen pros y contras. Pienso que puede haber un balance entre comprar artesanías y comprar productos de grandes empresas, pero ¿tú qué piensas?

 

¿Qué decides comprar? ¿Artesanías o productos de grandes empresas? ¡Escríbelo en los comentarios!