Desde la lluvia, hasta la guerra…

¡Conoce las deidades que guiaban su espiritualidad!

Los Aztecas, también conocidos como Tenochcas o Mexicas, fueron una civilización que dominó el centro-sur de México hasta la llegada de los conquistadores, en el Siglo XV. Su territorio incluía lo que hoy conocemos como Ciudad de México, Veracruz, Puebla, Guerrero, Oaxaca, la costa de Chiapas, Hidalgo y una parte de Guatemala, siendo Tenochtitlán, la capital del imperio. 

Su lengua era el náhuatl, misma que impusieron sobre los pueblos vecinos. Su gran poder estaba ligado al control que ejercían sobre las vías comerciales y a la diversidad de productos en sus diferentes poblados. 

Como muchas civilizaciones de Mesoamérica, poseían una cosmovisión muy rica, con ritos y ofrendas a los diferentes dioses como elementos centrales. Hoy queremos contarte de los 10 dioses aztecas más importantes, aquellas deidades que cumplían un papel muy específico en la vida de este pueblo prehispánico. 

1. Huitzilopochtli: Dios del sol y la guerra 

Para los mexicas, el dios supremo; para los aztecas, una de las deidades más importantes. Se le asociaba con el oro, los guerreros y los gobernantes. Según la leyenda, era hijo de la diosa Coatlicue (de la que hablaremos más adelante) y a modo de ofrenda, se hacían sacrificios humanos en su honor, que se decía devolvían la fuerza al dios. 

En las representaciones de arte, el dios Huitzilopochtli aparece portando una lanza con forma de serpiente, un escudo y flechas de plumas azules. 

dios-azteca-huitzilopochtli

2. Quetzalcóatl: Dios de los vientos y la lluvia 

También conocido como la serpiente emplumada, estaba ligado a la ciencia, agricultura, las artesanías y el arte. Aunque es uno de los dioses aztecas más conocidos, los mayas lo conocían como Kukulcán y los quichés de Guatemala, Gucumatz. Cuenta la leyenda que Quetzalcóatl participó en la creación de la humanidad, cuando descendió al Mictlán (inframundo) para extraer algunos huesos, y engañando a los gobernantes del inframundo con su astucia, los transformó en personas al mezclarlos con maíz y su sangre. Es representado como una mezcla entre pájaro y serpiente de cascabel, ya que su nombre proviene de las palabras náhuatl “quetzal”, que significa pájaro emplumado y “coatl”, que significa serpiente.  

dios-azteca-quetzalcóatl

3. Yacatecuhtli: Dios de los viajeros 

Los viajeros y mercaderes se encomendaban en esta figura. Se decía que Yacatecuhtli tenía su origen en Pochtlán, Xochimilco, donde se reunían típicamente los comerciantes. Los rituales de sacrificio y ofrendas para este dios tenían como propósito mantener despejados y seguros los caminos donde los viajeros transitarían. Otra ceremonia que se utilizada para honrarlo era el lavatorio de pies a los mercaderes cuando llegaban de sus travesías, acompañado de ofrendas en el templo local. 

Su nombre quiere decir “el señor de la nariz” en náhuatl. Se representa como un anciano con bastón formado por la unión de varas que guían el camino de los caminantes. Su tocado es de plumas de quetzalli y orejeras de oro. 

dios-azteca-yacatecuhtli

4. Coatlicue: Diosa de la tierra o de la fertilidad 

La han llamado “madre de todos los dioses” y la leyenda cuenta que era madre de Centzon Huitznáhuac , dioses de las estrellas del sur, así como de la diosa Coyolxauhqui y Huitzilopochtli, del que se embarazó inesperadamente. Los primeros se sintieron amenazados tras ese embarazo y decidieron matar a su madre. Huitzilopochtli la defendió, acabando con sus hermanos. 

Es representada como una mujer decapitada, mostrando elementos de la tierra y seres sobrenaturales en su vestimenta, pues su nombre significa “la de la falda de serpientes”. Estas características hablan de la dualidad de la tierra: bondadosa pero insaciable. 

dios-azteca-coatlicue

5. Mictlantecuhtli: Dios de la muerte 

El señor del Mictlán (inframundo). Su existencia responde a la creencia de que no podía haber vida sin la muerte, así que crearon a Mictlantecuhtli. Los aztecas creían que a todos los muertos los esperaba el mismo destino y no concebían la existencia de un paraíso exclusivo para aquellos que obraron bien en vida. Las almas debían descender por las nueve capas del inframundo. 

Su nombre significa “el señor de la mansión de los muertos” y es representado como un esqueleto con puntos rojos, representando la sangre. 

Si te interesan los dioses aztecas, lee también: Los 9 dioses mayas más importantes.

Visita Xcaret para vivir de cerca la cultura maya.

dios-azteca-mictlantecuhtli

6. Xipe Tótec: Dios de la regeneración del maíz y de la guerra 

Se le considera un dios de la fertilidad y salvador, ya que se sacrificó por la humanidad. La gran leyenda cuenta que se desprendió de su piel para poder alimentar a las personas. Es por eso que, durante los rituales en su honor, los mejores guerreros eran desollados para obtener buena cosecha. 

Es representado con vestimentas de piel teñida de amarillo, con rayas en el rostro hechas con pintura de codorniz, una corona cónica, falda de hojas de zapote y un escudo en mano. 

dios-azteca-Xipe-Tótec

7. Ixtlilton: Dios de la medicina 

Curador de enfermedades y vigilante de la salud de los niños. Tenía la facultad de curar a niños enfermos, quienes acudían al templo para pedir su sanación a través de danzas y brebajes prehispánicos. Cuando el niño mejoraba, sus padres ofrecían una celebración en sus casas. 

Su nombre significa “El de la cara negra” y sus representaciones plasman precisamente eso.  

dios-azteca-xtlilton

8. Xiuhtecuhtli: Dios del fuego 

Purificador de la tierra y renovador de las cosas. Asociado también con los guerreros y gobernantes. La palabra xihuitl significa “año”, “tiempo” y “fuego” en náhualt, por lo que a algunas esculturas en su honor tienen mosaicos de turquesas (mismas que eran enterradas durante los rituales). 

Es representado con cañas en la cabeza, a modo de tocado, para sacar el fuego. Su figura se asemeja a la de un anciano encorvado que carga un enorme brasero, para simbolizar su antiguo origen y sabiduría. 

dios-azteca-xiuhtecuhtli

9. Tláloc: Dios de la lluvia 

Esta deidad tenía poder sobre los fenómenos meteorológicos y, por lo tanto, era importante para la prosperidad de la agricultura del pueblo. Se realizaban rituales para comunicarse con él y poder predecir si en los campos se presentarían sequías o si las cosechas serían exitosas. Se dice que era esposo de Chalchiuhtlicue, diosa del agua y el amor. Sus hijos, conocidos como tlalocas, se manifiestan en nuestro mundo como nubes en el cielo. 

Se le representa vestido de jade, pectoral de oro y en la mano un palo serpentiforme que simbolizaba el rayo. 

También te podría interesar: Ajolote, mítico anfibio mexicano.

dios-azteca-Tláloc

10. Metztli: Diosa de la luna 

En la cultura maya, también es conocida como Ixchel. Su nombre significa “la luna negra”. La observación lunar era de gran importancia para los aztecas, pues los eclipses, cometas y otros fenómenos celestiales, podían tener connotaciones catastróficas. Además, estas observaciones les permitían crear una calendarización para mejorar sus cosechas. Tenía el poder de dominar el agua por medio de una serpiente que aparece en sus diferentes representaciones. También se le puede observar con una falda con huesos cruzados bordados, simbolizando la muerte que puede causar la inclemencia de las inundaciones. 

diosa-metztli

La religión jugó un papel fundamental en la historia de los aztecas. Aunque aquí mencionamos solamente los 10 dioses aztecas principales, la lista es mucho más extensa e incluso comparten deidades con otras culturas. Cada dios y cada diosa tiene una historia compleja ligada al cosmos y a la fragilidad humana, y a la vez, estas historias se entrelazan para crear las más magníficas leyendas. Nos hablan de cómo concebían el mundo y cómo su espiritualidad guiaba en gran parte, su supervivencia. Aprender sobre ellos nos ayuda a preservar la riqueza cultural y honrar los vestigios de sus imperios, entre los que destacan, por su grandeza, los templos.  

¿Ya conocías a estos dioses aztecas? Cuéntanos de qué cultura te gustaría que habláramos en nuestro siguiente blog.