Mi Visita a Xplor

Una Aventura Todo Terreno 

He de confesar que mi concepto de aventura en un Parque para toda la familia se minó a primera impresión.
Siempre pensé que “realizar deporte de aventura” radicaba en el peligro de practicarlo. Pero, mi último fin de semana en la Riviera Maya me enseñó lo contrario.

Me levanté muy temprano, salí de mi hotel en búsqueda de una atracción que se encontrara a escasos 15 minutos de Playa del Carmen.

Se llama Xplor, parque de diversiones con un divertido y diferente concepto situado en medio de cavernas y grutas, que le dan un toque de misterio a este lugar.

Este interesante y único mundo subterráneo te invita a descubrir emociones y sensaciones que probablemente no se experimentarán en ningún otro lugar.

Aquí podrás encontrar 4 actividades básicas como son: Tirolesas, anfibios, nado en el río y recorrido en balsas.

Llegando a Xplor

Antes de conocer cada una de las atracciones me adentré en el “corazón” del Parque Xplor, donde me dejé guiar por las pulsaciones de un corazón que emite sonido y que servirá para ubicarte desde varios puntos del Parque y regresar.

Esto es de mucha ayuda para grupos grandes, pues sirve para volverse a reunir y retomar el rumbo entre una actividad y otra.

La primera atracción que decidí visitar fueron las tirolesas, que son un organizado circuito dividido en 2 bloques de 7, dando un total de 14 líneas.

Estas tirolesas cruzan la selva con una duración aproximada de 2 horas, que van desde los 8 hasta los 24 metros de altura.

Sin lugar a dudas esta es una de las actividades que más disfruté, ya que tanto “jaguar” como “venado” (el nombre de cada circuito), tienen diferentes características: velocidad, altura, así como refrescantes descensos en cenotes, que hacen de esta actividad algo que ningún visitante se pierda.

Con toda la adrenalina en mi cuerpo me dispuse a bajar el ritmo e internarme en la selva a bordo de un vehículo “Anfibio”.

En este vehículo, el visitante puede conducir, admirar la vegetación, atravesar cavernas y pasar a través de un puente colgante que aumenta la emoción durante el recorrido.

Después de esta atracción, decidí que era momento de admirar la belleza de las cavernas, por lo que tomé mi casco y seguí los señalamientos hasta el área de balsas.

Abordé en una de ellas y en compañía de mi amiga Daniela me dispuse a seguir un apacible y divertido recorrido.

Aquí me encontré rodeado de estalactitas y estalagmitas de diversas formas y tamaños.

Así como entradas de luz de la superficie que se proyectan en el cristalino caudal provocando una sensación de paz y armonía entre el visitante y la naturaleza.

La última actividad que me faltaba era la que más deseaba realizar, nadar en el río.

Con un chaleco salvavidas me permití refrescarme y disfrutar aún más lo imponente de este lugar.

Fue así como después de haber gastado todas mi energía, me dispuse a comer en el restaurante “El Troglodita” acompañada de música armoniosa que amenizaba todavía más el extenso buffet.

Uno de los amables meseros me comentó que era diseñado para ser saludable.

Así como recargar la energía gastada en la jornada, además de ser muy rico y nutritivo.

Al filo de las 5 de la tarde me despedí de una de las experiencias más agradables que he realizado en mis viajes. Definitivamente, Xplor es un Parque el cual me gustaría visitar cuantas veces me sea posible.

Quieres saber 10 tips que puedes disfrutar en las tirolesas de Xplor, lee: 10 Tips para disfrutar las tirolesas de Xplor

¿ Te gustaría tener una aventura familiar en el Parque Xplor ?