Viajar solo

Los grandes aprendizajes de viajar ligero

Viajar solo es probablemente una de las actividades más intimidantes y emocionantes que hay; es por sí misma, una aventura sin importar el destino y me atrevo a invitarte a que la vivas.

Hay lugares que no admiten mentes cerradas, la maleta de quien viaja solo, por ejemplo. Son estas personas que se atreven a viajar, las que mejor entienden que el mundo es nuestro para conocerlo, pues han sentido la calma, el terror y la emoción de enfrentarse a lo desconocido.

Aquí te presento a 5 viajeros y sus más valiosos aprendizajes y consejos, tras haber decidido llegar más lejos con su persona favorita: ellos mismos.

  1. Descubrir que la bondad es un valor universal

“No había viajado sola hasta este 2019. Mi satisfacción más grande de ese viaje fue confirmar que la gente no es mala, no la mayoría al menos. Nuestros papás y amigos nos dicen que no confiemos pero siempre he sido una persona que prefiere pensar lo mejor de los demás, y aún en otro país y sola, decidí seguir confiando en la gente.

Claro que da miedo al principio, pero luego me di cuenta de que aunque ellos también toman precauciones, igual deciden salir y conocer, exponerse y vivir.

Salí a pasear con gente que conocí ese mismo día, recibí ayuda y amabilidad de gente que talvez no vuelva a ver. Gracias a eso, hice grandes amigos.”

Su mejor consejo: “Los miedos de otras personas no deberían detenernos.”

View this post on Instagram

pt. II #shoephotobombed ??

A post shared by M I C H R A M A (@mich.rama) on

 

Michelle Rama 

  1. Siente (y conoce) otras culturas

“Me fui de la ciudad de Panamá a Atlanta, un viaje poco común para mí. Me hospedé en un hotel fuera de la ciudad, estaba un poco aburrida y decidí tomar el metro que es bastante tranquilo para pasar el día en un centro comercial.  En las primeras estaciones del metro allá, todo estaba en calma… pero a la tercera estación, el vagón se llenó (totalmente) de tribus urbanas, muy alternativas y la verdad me empecé a sentir muy intimidada. Ponían música, tenían vestimentas estrafalarias, nadie se metía conmigo pero me sentía como un bicho raro. 

Cuando llegué a mi destino vi que mucha de esa gente también bajó, me acerqué a preguntar el porqué del tren lleno en domingo y me dijeron que ese día se celebraba el Freaknik en Atlanta. Todo tuvo sentido y pude disfrutar de la celebración.”

Su mejor consejo: “Investigar un poco el lugar al que vas en el momento en el que vas. Tienes que estar enterado y saber las costumbres o la cultura del lugar a donde vas porque es realmente importante tener un mínimo de conocimiento de lo que vas a ver y a lo que te vas a enfrentar.”

Margarita Pérez

Las primeras veces que recordarás por siempre

  1.  Viajar solo, el estandarte a los logros personales

“Cuando viajé sola a Europa, se me ocurrió irme en camión de otra ciudad a Roma. Como viajas sola, no tienes el apoyo de otra persona y hubo un punto en que me puse muy ansiosa por sentirme perdida. Eventualmente entiendes que resolver todos los problemas que se te presentan, es parte de la experiencia.

Está difícil y sí da miedo enfrentarte a retos tú sola en lugares que no conoces, pero termina el viaje y te das cuenta de todo lo que lograste tú sola.

Viajar solo te hace sentir orgulloso de tus logros y es padre poder recolectar experiencias para poder contarlas a los demás y contagiarlos de esta energía.”

Su mejor consejo: “Siempre carga una batería extra para tu celular, nunca sabes cuándo te puedes perder.”

View this post on Instagram

Morocco?

A post shared by Izumi Tominaga (@izumitominaga) on

Izumi Tominaga

  1. El ritmo del viaje… no te apegues a un plan, pero siempre ten uno en mente

“Puedes elegir tu agenda y hacer cambios imprevistos sin afectar a nadie. En Nueva York, sí tenía un itinerario, pero iba caminando por la ciudad y descubría cosas que me interesaban así que cambiaba todo. Se sacrificaron algunos lugares, pero creo que se disfruta más el viaje porque al final cuando todo está planeado, andas corriendo para ver todo y apegarte a la agenda y no lo aprecias de la manera que deberías.”

Su mejor consejo: “Viaja ligero, es mejor tener las manos libres y SIEMPRE lleva música.”

Nils Ramírez

Cómo conectar contigo mismo

  1.  Viajar solo te enseña cosas que no aprendes en la escuela ni en la vida diaria

“Estuve 8 meses de mochilero. Agarré mi mochila, metí lo que pude y me aventé a ver a dónde me llevaba el viento (terminó siendo Europa). Hice de todo: acampé hasta en parques, me quedé dormido en media carretera, un día me desperté y me fui desde Burdeos A Nantes en Francia; caminé a la carretera, pedí un aventón, ¡de todo! Aprendes a estar solo y disfrutar lo que te rodea y a disfrutarte a ti mismo. Tienes que liderarte, cuestionarte muchas cosas de ti mismo, tus decisiones, conocer qué te gusta y qué no te gusta.

Para mí, viajar solo es parte de lo que ha forjado mi carácter y personalidad. Te saca de tu zona de confort, sin llegar a la zona de pánico. Todo esto me ha llevado a verdaderamente aprovechar todas las oportunidades que se me presentan en la vida, esa capacidad de improvisar y controlar una situación extraña, me brinda confianza y me ha dado bases muy importantes.”

Su mejor consejo: “Es muy importante recordar que eres lo más importante y lo que más debes cuidar a la hora de viajar solo para darle tranquilidad a tu familia ¡Disfruta como si cada día fuera tu día de regreso!”

viajar-solo-escalar

Alejandro Martínez

 

Viajar solo para explorar, vivir y conectar contigo mismo, es el regalo más amable que te puedes dar. Planea tu siguiente aventura en función de ésto, tus compañeros de viaje te esperan en tu destino.

¿A dónde viajarías solo?

viajar-solo-pin