¿Caracol u observatorio?

Descubre esta legendaria edificación

 A 2 kilómetros de pisté, en el municipio de Tinum, ubicado en la península de Yucatán podemos encontrar: Chichén Itzá, antigua ciudad maya en la que se pueden observar espectaculares ruinas y monumentos en los cuales llevaban acabo distintas actividades los integrantes de esta legendaria civilización y en la que todo amante del turismo cultural debe esta por lo menos una vez en la vida.

Tras años de escuchar historias de mi hermana menor (que curiosamente visito el sitio mucho antes que yo) y ver fotografías, por fin tuve la oportunidad de conocer tan majestuoso destino de la mano del tour Xichén.

He de confesar que antes de visitar el sitio arqueológico únicamente conocía detalles acerca de la gran pirámide, si bien me habían hablado sobre uno que otro punto, la mayoría de anécdotas eran sobre “El castillo”.

Te podría interesar: Lo que no sabías sobre el equinoccio en Chichén Itzá

Días antes de arribar al lugar me hablaron acerca del observatorio, leí un poco sobre él y me encomendé a conocerlo mejor.

¿A qué se debe su nombre?

 El caracol (LE JUBOO’ en maya)obtiene su nombre debido a unas escaleras en forma de espiral que se encuentran dentro de la estructura que conducen a la parte superior de la edificación.

También llamado observatorio, conocido así debido a su forma cilíndrica y a la asociación que se le ha encontrado a su estructura con eventos astronómicos, se menciona que pudo ser utilizado para observarlos.

Tesoros escondidos de Chichén Itzá: El caracol

¿De qué forma se puede llegar?

Ubicado al sur de la ciudad maya, aproximadamente a unos 5 o 10 minutos de la gran pirámide, si se tiene acceso al sitio a través de la entrada trasera, por donde se encuentran los hoteles será la primera estructura que se podrá observar.

  • Una vez que nos encontremos en los inicios del recinto se tendrá que dar una vuelta hacia la derecha con dirección hacia los sanitarios
  • De ahí seguir un camino recto por algunos metros hasta llegar a la primera desviación.
  • Nuevamente tendremos que doblar hacia la derecha
  • Posteriormente caminar por varios minutos hasta toparnos con la siguiente desviación
  • Ahora nos dirigiremos hacia la izquierda y seguiremos el camino hasta llegar al observatorio, eso sí, después de  atravesar decenas de puestos llenas de hermosas artesanías y, ¿Por qué no? hacernos con alguna de ellas.

Si te interesa conocer más sobre lo que puede encontrar en la ciudad maya, puedes leer: Las tres históricas edificaciones menos conocidas de Chichén Itzá

La manera en que está compuesto

 Está posicionado sobre dos plataformas rectangulares, las cuales están colocadas en diferentes direcciones, lo que ayudaba a la observación de los astros.

La estructura de caracol es una de las más detalladas y complejas de su tipo, se puede observar desde las torres redondas lo majestuoso de la arquitectura maya.

No es muy grande, tiene alrededor de 22 metros de altura, en él se pueden observar mascarones y figuras humanas rodeadas por plumas que adornan la fachada, anteriormente era posible contemplar cuatro ventanas, tres en la parte superior y una en la parte baja, actualmente tras el paso de los años y después de varias remodelaciones solo es posible visibilizar dos de ellas.

Relación con eventos astronómicos

A través de la investigación y en busca una confirmación de que en efecto el caracol era utilizado como un observatorio se han encontrado las distintas relaciones con estos eventos.

Debido a sus distintas posiciones, en uno de estos puntos que da cara al norte es posible observar Venus aproximadamente cada 8 años, en otra de sus ventanas se puede apreciar la caída del cenit el 20 de mayo.

Los equinoccios y solsticios también pueden ser vistos a través de ellas, esto ayudaba a la región a tener una mayor exactitud y tomar decisiones para establecer los periodos de siembra y cosecha, así como también a conectar los edificios con los dioses mayas, ya que el sol, la luna y la estrellas son consideradas representaciones físicas de algunos de ellos dentro de esta cultura y podían ser observados desde estos puntos.

Tesoros escondidos de Chichén Itzá: El caracol

Si aún no sabes como prepararte para tu próxima al sitio arqueológico, te recomendamos: Consejos para visitar Chichén Itzá en México

Ha sido explorado y reconocido a través del tiempo

La historia, belleza y complejidad de las edificaciones ubicadas en Chichén Itzá lo llevaron a ser declarado patrimonio de la humanidad en el año 1998 por la UNESCO y 9 años más tarde en el 2007 ser nombrada una de las 7 maravillas del mundo.

Desde el año 1925 hasta 1931, el caracol fue explorado por la institución Carnegie, una organización filantrópica fundad por Andrew Carnegie, la cual detectó una serie de sobre posiciones (seis en total), lo cual deriva en la creencia de que esta construcción data de una época intermedia entre el Clásico terminal y el Posclásico Temprano, los arqueólogos dictan que la versión final de la estructura se dio entre los 900 y 1000 D.C.

Las grandes zanjas que se pueden observar en sus plataformas superiores son resultado de calas de excavación que se han realizado en el recinto únicamente con fines didácticos.

Tesoros escondidos de Chichén Itzá: El caracol

Si bien, la Institución hizo un gran trabajo, se menciona que su exploración solo cubrió los sitios más grandes de la zona, el observatorio uno de ellos, lo que dejo en los lugares más pequeños sitios en los cuales se ha ido conociendo más a fondo con el paso del tiempo.

Cuéntanos, ¿qué otra estructura has visitado y cuál ha sido tu experiencia?