Conoce una de las piezas más representativas de la península 

¡Adéntrate en esta hermosa cultura!  

La Península de Yucatán es conocida por diversas cosas: su gastronomía, que destaca entre las mejores del país; su gente, que es muy colorida y está llena de energía; la belleza de sus pueblos; y por supuesto, las tradiciones y cultura que rodean este hermoso estado. Esta última se manifiesta en la música, museos, las calles y los paisajes que se pueden apreciar en cada rincón. Pero sin lugar a dudas, las prendas que visten también son muy representativas y se han asentado como un símbolo importante, incluido el terno yucateco

Afortunadamente he podido conocer distintos pueblos que componen la península y en todos siempre había observado una prenda característica: el hipil. Esta pieza me capturó por lo bello de sus bordados y la variedad de diseños. Sin embargo, no había investigado lo suficiente y fue hasta hace unos años que conocí el terno, que tiene como uno de sus componentes al hipil. 

Lee: 4 Pueblos en Yucatán que debes visitar

El terno yucateco, como se le conoce, es un conjunto de prendas utilizado en su gran mayoría en ocasiones de fiesta y ceremonia. El hipil es el elemento que se usa cotidianamente. Para evitar confusiones, conozcamos a este traje representativo de la Península de Yucatán. 

Descubre sus tres piezas 

Jubón 

El jubón es la solapa cuadrada que se ubica en la parte superior del terno. Va por encima de los hombros y llega hasta por debajo del pecho, creando un escote cuadrado que deja al descubierto el cuello de la mujer. Esta pieza cuenta con dos aberturas laterales que, gracias al ancho de la prenda, simulan unas mangas cortas, lo que deja la mayor parte de los brazos descubiertos.  

Cuenta con bordados que, tras la llegada de los españoles a tierras mexicanas, se vieron modificados. Nuevos tipos de bordados y distintos diseños florales se comenzaron a introducir en esta vestimenta gracias a monjas católicas que creyeron buena idea incluirlos ya que se relacionaban con los usados en España. Afortunadamente, estos diseños se conservaron y hoy forman una parte fundamental en esta bella vestimenta yucateca.  

Lee: Las 5 iglesias más hermosas de Yucatán

Hipil

Esta pieza va unida al cuello del jubón y llega hasta la rodilla. Se coloca por encima de la tercera pieza de la vestimenta. Está hecha de bastante lino y un fino algodón de seda. Es la prenda más larga de todo el terno y la que suelen utilizar cotidianamente muchas de las mujeres yucatecas.

Fustán 

Es la pieza que se encuentra ubicada en la parte inferior del traje y es el último de los tres componentes principales del traje. Se ajusta desde la cintura, colocado por debajo del hipil y logra que la extensión llegue hasta los tobillos o incluso hasta los pies. Los bordados que se ubican en el fustán logran resaltar y crean una excelente combinación con el jubón. 

Un bordado en punto de cruz que se utiliza desde la época prehispánica es el que compone a cada una de estas tres piezas, dicha técnica ha sido transmitida de generación en generación. 

Lee: Bordados mexicanos: Historia grabada en blusas

Accesorios

El traje es comúnmente acompañado de un rebozo que va sobre el cuello y se extiende por la espalda. Los accesorios se han colocado como un acompañamiento esencial en el traje de la mujer yucateca. 

Se pueden observar distintos tipos de collares y cadenas, pero la historia nos marca que el rosario de filigrana de oro es uno de los más importantes. Dicho rosario fue incluido en épocas de la conquista, debido a que los españoles querían alejar a los indígenas del mal con este accesorio. 

Además, se puede acompañar con aretes, así como con pulsos de oro o de algún material reluciente. Cada vez se puede observar mayor diversidad en los accesorios, pero sin duda estos son de los más representativos. 

Datos que debes conocer acerca de su pasado

Ahora que sabemos un poco más de los elementos que componen a uno de los trajes típicos más bellos de la República Mexicana, conozcamos un poco de su historia. 

Con la conquista, el dominio español estableció nuevas pautas culturales con el fin de seguir el modelo ya impuesto en el continente europeo. Entre uno de esos cambios se encontraba la vestimenta.  

A las indias se les alargo el traje hasta los pies y a esta pieza se le denomino fustán. Para cubrirles el busto se pensó en crear una especie de camisa que se caracterizó por su escote cuadrado, esta prenda de nombre hipil. 

Con el paso de los años, a inicios del siglo XIX, la distinción entre razas se mantenía. Se encontraban divididos en cuatro grupos sociales: indios, mestizos, criollos y blancos. La mezcla racial entre habitantes con apellido castellano y maya era la conocida como mestiza. 

Aún después de la independencia, estas categorías se mantuvieron, aunque teóricamente se había planteado una sociedad en igualdad de derechos. Se logró un avance que permitió que los mestizos cada vez ocuparan puestos más importantes en la sociedad, lo cual la élite blanca despreciaba y buscaba la manera de mantener distancia entre clases. 

Se conservó la segmentación de espacio en diversos lugares. La plaza principal en Mérida tenía sectores para las distintas clases sociales y una vestimenta establecida. Un sector era ocupado por los indígenas y los mestizos que ocupaban el traje tradicional, mientras que la élite blanca utilizaba vestimenta basada en la moda europea. 

Con esto en mente podemos comprender la razón por la cual las mujeres mestizas adaptaron el terno a la moda europea. Esto no solo las ayudaba a portar símbolos que únicamente se solían ver en mujeres de la clase alta, además podían marcar una brecha social con los indígenas. 

Lee: Lenguas indígenas que se hablan en México

Ya que conoces los elementos que componen a un traje mexicano tan representativo como el terno yucateco, ahora podrás impresionar a tus amigos y familiares con tu sabiduría recientemente adquirida. La próxima vez que te encuentres por algún rincón de la alabada Península de Yucatán, tendrás una gran historia que compartir.