La íntima relación de un animal fantástico y una civilización milenaria 

Los mayas encontraron en la naturaleza una fuente única de inspiración que les permitió entender todo lo que les rodeaba. Para ellos no existían diferencias entre los animales y las plantas; todos pertenecían al mismo plano e incluso algunos de estos animales fueron personificaciones o reencarnaciones de energías divinas.     

Entre todos estos animales podemos contar al jaguar, la serpiente y la tortuga, siendo esta última la que tenía un papel fundamental como sostenedora de la plancha terrestre, y por lo tanto, de la vida que en ella se desarrollaba.  

La tortuga marina y los mayas

Aunque los registros que se conocen de la relación de los mayas y la tortuga marina son pocos, aún podemos encontrarlos en diferentes manifestaciones de ellas en distintos casos. En el mundo antiguo, tuvo un simbolismo especial como representación de la Tierra por excelencia por su estabilidad, así como su cercana relación con el agua y las constelaciones.     

La tortuga marina no solo era importante dentro de la cosmogonía mayas sino también para otras culturas en Mesoamérica que relacionaban su caparazón con la bóveda celeste y el cuerpo del animal era el eje que unía tanto el cielo como la tierra.   

La tortuga marina y los mayas

Entre los vestigios de las grandes ciudades mayas también encontramos representaciones de este animal fantástico. En Uxmal con la Casa de las Tortugas que se encuentra cerca del Palacio del Gobernador. O en Chichén Itzá en el edificio conocido como “La Iglesia”, el cual luce una franja de mascarones donde se encuentran intercalados diferentes animales como el conejo, el caracol, el armadillo y por supuesto la tortuga.   

En Calakmul, las imágenes más conocidas de la tortuga marina fueron halladas dentro de la tumba número 1 en vasijas, que hacían alusión al renacimiento del Dios del Maíz comúnmente representado como un ser emergiendo del caparazón de una tortuga.  Si algún día visitas el Parque Xcaret podrás ver representado este momento en las danzas del Pueblo Maya.  

En los códices Dresden, Tro-Cortesianus y Nutall aparecen por lo menos tres especies de tortugas marinas y es frecuentemente mencionada dentro del libro del Chilam Balam.     

A lo largo de los años, la tortuga marina ha tenido un lugar muy importante dentro de la concepción de la vida, la cultura y la naturaleza. Por ello, su presencia dentro de una civilización tan importante como la maya no es de extrañarse ya que muchos de los conceptos relacionados con este maravilloso ser suelen estar conectados con la fertilidad, la longevidad, y la buena suerte.

¿Qué otra cultura conoces que se relacione con la tortuga marina?  

Déjanos tus comentarios para seguir descubriendo juntos más de esta historia.  

 

La tortuga marina y los Mayas