Sólo lleva lo necesario

ni más, ni menos

Cada vez que decides conocer un lugar nuevo, uno de los propósitos es empacar ligero y con sólo lo necesario en la maleta. Sin embargo, debemos admitirlo, la gran mayoría de las veces terminas con más cosas de las que necesitas y muchos kilos de más. Yo, igual que tú, he sufrido más de una vez por cargar cosas innecesarias. Si eres de los que sufren del mal del viajero sobrecargado, aquí te compartiré una serie de consejos que te ayudarán a viajar ligero como un profesional.

Antes que nada, definamos los tres tipos de viaje más populares:

1.- Mochilero: tienes un destino que quieres conocer caminando por las calles, preguntando por los lugares más atractivos y sin un plan estricto de viaje.

2.- En familia: usualmente viajas a hoteles en los que la comodidad será la reina. Tu máxima preocupación será conocer los lugares más populares del destino y disfrutar las amenidades de tu hospedaje.

3.- Negocios: de entrada por salida. Conocerás el hotel, pero ni tiempo de disfrutar las amenidades tendrás. Tal vez uno o dos días podrás dedicarte a conocer el destino, pero no es tu prioridad.

Lee: La lista que necesitas para planear tus vacaciones en la Riviera Maya

1.- Elige una maleta adecuada

No siempre tienes que llevar la maleta que compraste hace años, esa a la que le cabe absolutamente todo. No tiene que parecer que te vas a mudar cada vez que viajas. Escoge una maleta adecuada dependiendo el tipo de viaje que harás.

1.- Mochileando: si planeas un viaje de mochilero, es decir, moverte por tu destino caminando y buscando dónde dormir en el transcurso del día, una maleta tipo backpack será tu mejor amiga. Ahí podrás guardar ropa, sleeping bag, casa de campaña y hasta comida, pero tu prioridad siempre será empacar ligero

2.- En Familia: es, probablemente, la más difícil de escoger. Mi recomendación es elegir una o dos maletas grandes por familia y compartir espacio con otros familiares. Además, lleva un pequeño backpack con tus artículos personales y una muda de ropa extra.

3.- Negocios: depende de la cantidad de días que viajes, pero lo ideal es llevar dos. Primero, elige una maleta pequeña sin muchas bolsas externas exclusivamente para tu ropa y artículos personales. La segunda que sea fácil de colgar y cómoda en donde puedas guardar tus artículos de trabajo.

2.- ¿Qué llevar?

La regla número uno para empacar ligero es: si te estás cuestionando si lo usarás, es muy probable que no lo uses. La regla número dos es: hacer una lista de equipaje.

Plasmar en papel o en una nota en tu celular el equipaje que planeas te ayuda a definir qué te hace falta y qué sobra. Además, reduce la posibilidad de empacar cosas que te vas cruzando mientras encuentras lo que realmente buscabas en el armario.

Para elegir tu ropa, haz combinaciones muy amplias. Eso evitará que lleves complejos atuendos que sólo abultarán tu maleta y, una vez que tengas todas las combinaciones, elimina una. Te apuesto a que no la extrañarás.

La regla para los zapatos es más fácil: nunca lleves más de dos pares. Son lo más estorboso y pesado del equipaje y dos, para cualquier tipo de viaje, son más que suficientes (sin incluir tus sandalias).

Los artículos de higiene personal generalmente se pueden comprar en el destino (a menos que visites el desierto del Sahara o la Antártida) entonces no los empaques.

Para finalizar, ¿realmente leerás ese libro de 600 páginas? Si la respuesta es sí, adelante. De otra manera, déjalo atrás. Toma en cuenta que si piensas llevar cosas como tu computadora u otros artículos extras debes recordar la regla número uno: si te preguntas si lo vas a usar, es muy probable que no lo uses.

3.- Pro tips

¡Estás casi listo para empacar como los profesionales! Sólo me queda darte estos consejos que te convertirán en un experto:

  • Bolsas de compresión: sirven a la hora de querer empacar artículos voluminosos como chamarras. Son muy sencillas de utilizar y disminuyen mucho su tamaño.
  • Aprende a doblar en rollo: esta manera de empacar es la mejor. Evita que la ropa se arruge demás y permite ahorrar mucho espacio. 

  • Usa el espacio de los zapatos: ahí podrás guardar calcetas, ropa interior, joyería, cables o cualquier otra cosa pequeña.
  • Artículos pesados al fondo: cosas como zapatos, mezclilla y demás artículos pesados deben ser la base de tu maleta.

¿Tienes tú algún consejo que te sirva para empacar ligero? Compártelo con nosotros en los comentarios.

empacar-ligero