Algo tan increíble

Que las palabras no alcanzan para describirlo

Uno de los secretos más bellos y mejor guardados de la Riviera Maya son los cenotes. Una creación de la naturaleza, donde la erosión del suelo da como resultado increíbles pozos de agua cristalina proveniente del subsuelo. Es tal su poder y belleza que aún recuerdo el día que, por primera vez, conocí un cenote en la Riviera Maya.

En esta ocasión, tuve la oportunidad de pasar un día increíble en Xenotes. Un tour que te lleva a visitar cuatro cenotes diferentes, en donde puedes realizar diversas actividades en cada uno. Un día lleno de aventura en contacto con la naturaleza, dónde la falta de señal en tu celular te permitirá desconectarte del mundo por un par de horas.

Lee: Las maravillas de desconectarse de la rutina

El día que conocí un cenote en la Riviera Maya

Mi día comenzó cuando la transportación de Xenotes (que también está incluida dentro del precio de la entrada), pasó por mi al lugar indicado previamente al momento de hacer mi reservación.

Durante todo el día tuvimos a un guía que nos acompañó en todas las actividades y nos explicaba a cerca de cada cenote, de los animales que se pueden encontrar en la zona y de la historia de estos místicos lugares. 

Estos cenotes se encuentran ubicados en un área conocida como La Ruta de los Cenotes, llegando al pueblo de Puerto Morelos, a unos 35-40 minutos de distancia de Cancún.

El primer cenote que conocimos fue Lu’um (Tierra en maya). Un cenote cerrado, donde para poder ingresar, solo necesitas un arnés para descender desde una plataforma hasta aterrizar en el agua. 

Lee: Descubriendo el cenote Lu’um

El día que conocí un cenote en la Riviera Maya

Lo que hace especial a Lu’um son sus formaciones naturales, desde el techo del cenote puedes ver las raíces de los árboles que caen en dirección al agua. 

Después de nadar en Lu’um, hicimos una parada para recuperar energía. Nos dieron café, agua, fruta y pan dulce (conchitas, cuernitos y galletas de avena).

El día que conocí un cenote en la Riviera Maya

Regresamos a la van y nos dirigimos al cenote Ha’ (Agua), en el cual pudimos nadar y observar las formaciones rocosas y vida marina subacuática. Al llegar ahí comenzó a llover, pero esto no nos detuvo para disfrutar de este lugar de ensueño de una manera diferente.

El día que conocí un cenote en la Riviera Maya

Este lugar guarda un secreto asombroso, ya que al atravesar un tunel llegas a otra parte del cenote. Y aquí es cuando viene la parte del ejercicio del día, ya que la mejor manera para disfrutar Ha’ es recorrerlo en kayak. Mi recomendación es que no te preocupes si eres la primera o última persona en llegar, simplemente tómate unos minutos para disfrutar del momento, admira la belleza, escucha los sonidos de la selva. 

El día que conocí un cenote en la Riviera Maya

Podría quedarme en Ha’ todo el día, pero aun nos quedan dos cenotes más por descubrir.

La siguiente parada es el cenote Iik’ (Aire). Para mi, este es el cenote más divertido de todos. Cuenta con cuatro circuitos de tirolesas y dos plataformas de aproximadamente 5 metros para que te avientes al agua desde ahí. Yo no lo hice, debido a mi pequeño miedo a las alturas, pero mis amigos no se lo pudieron perder y les encantó.

El día que conocí un cenote en la Riviera Maya

Después de visitar tres cenotes y de todo ese ejercicio, era hora de la comida. La manera más original de disfrutar de la hora de la comida en medio de la selva es con un picnic acompañado de una copa de vino. Esta parte del tour es súper original, en una mesa puedes encontrar diversos ingredientes para preparar tu propio baguette, sopa minestrone, ensalada y brownies para el postre. Para tomar nos dieron a elegir entre refrescos, agua natural, cerveza o una copa de vino.

El día que conocí un cenote en la Riviera Maya

Después de habernos relajado un rato y descansar, seguimos nuestro camino hacia el último cenote. Debo decirles que K’áak’ (Fuego) es mi favorito. No hay palabras suficientes para describir este hermoso lugar. Un escenario que parece salido de una película. K’áak’ tiene una tirolesa y tobogán, además de una plataforma de más de 6 metros para saltar al agua. Este cenote es simplemente impresionante.

Lee: Descubriendo la naturaleza del cenote K’áak

El día que conocí un cenote en la Riviera Maya

Mi tour en Xenotes no pudo ser mejor, el servicio del guía fue excelente, su compañía hizo que nuestro día fuera aun más divertido. Una de las muchas ventajas del tour Xenotes es que los grupos son pequeños y al final terminas conociendo a otras personas de diferentes países que te acompañan durante el día.

Si aún no conoces un cenote en la Riviera Maya te recomiendo totalmente el tour Xenotes. Es una manera única y divertida de disfrutar de estos hermosos lugares secretos que la naturaleza nos regala. Sin duda será un día que nunca olvidarás.

¿Y tú, ya conoces algún cenote en la Riviera Maya?

cenote-riviera-maya