Traviesos y protectores

Creados Para Custodiar La Selva, Las Cosechas Y A Los Animales

selva

Un viaje al pasado

Se cree que los antiguos mayas respetaban a unos pequeños seres conocidos como Aluxes, guardianes de la selva, a quienes mediante rezos y ofrendas se les pedía permiso para caminar por sus tierras y para que cuidaran sus cosechas. Cuando un agricultor necesita que un Alux proteja su milpa, debe formar una pequeña escultura de barro, el cual debe mezclar con diferentes cosas. Estos ingredientes incluían: miel, pelaje de algún animal e incluso se dice que algunas gotas de sangre.

Una vez que la figurilla de barro está hecha, el agricultor pide a los elementos de la naturaleza que un Alux ocupe el cuerpo de barro. De esta forma los Aluxes cobran vida para ahuyentar a los intrusos de la tierra, jugándoles bromas, extraviándolos por la selva con silbidos, arrojándoles piedras o simplemente asustándolos. Se cree que los Aluxes son invisibles, a menos que deseen ser vistos, lo cual también hacen para guiar por la selva a las personas de alma pura y buenas intenciones.

aluxes-barro

Las historias acerca de los Aluxes han estado siempre presentes en la cultura maya y no se sabe con precisión cuándo aparecieron. Hay quienes aseguran haberlos visto y que su apariencia es la de un adulto, pero con el cuerpo de niño, como si fueran enanos. Se dice también que para poder convivir en armonía con ellos es necesario mostrarles respeto, pidiendo su permiso para caminar por el suelo que vigilan, o mediante ofrendas. Lo único que se puede hacer para ganar su agrado y confianza, es ofrecerles algún regalo y cuidar su hogar, ya que para ellos, los cenotes y sus tierras son sitios sagrados y de enorme respeto.

aluxes-barro-2

En épocas actuales

Estas historias sobre los Aluxes aún subsisten en la Península de Yucatán, tanto en las ciudades como en los poblados. Algunas existen como leyendas populares de ciertas poblaciones, mientras que otras se cuentan a manera de relatos. Normalmente se hacía para asustar a los niños y prevenir que jueguen solos en la selva o simplemente para entretenerlos. Si bien pocas personas dicen haberlos visto, es un hecho que los Aluxes existen en el colectivo imaginario y forman parte de los seres mitológicos de México. Así como un símbolo de mucho respeto en las comunidades mayas, por lo cual es importante conservar la creencia y realizar los ritos que los estos merecen, ya que nos ayudan a preservar la selva y sus maravillas naturales.

Para desmitificar a los Aluxes nos hemos dado a la tarea de entrevistar a algunas personas. Esto para poder recabar algunos relatos sobre las travesuras de estos seres mágicos y así poder plasmar de forma real lo que se cuenta sobre ellos, su origen, su forma y el tipo de tributos que la gente les ofrece para librarse de sus malicias.

Algo muy curioso que nos encontramos, es que las personas más arraigadas a las creencias mayas no pueden hablar de los Aluxes. Algunos por respeto, algunos por miedo y otros tantos, por proteger el legado de sus ancestros. Sin embargo, en ciudades como Cancún, son un símbolo popular cultural, más que religiosos, por lo que tuvimos la fortuna de escuchar algunos relatos muy interesantes.

Lee: Los aluxes, protectores de la Riviera Maya

Y tú, ¿te has topado alguna vez con criaturas míticas?

aluxes-footer