Es el momento perfecto 

Para encontrar tu camino 

Estar en casa puede tener muchos beneficios para tu salud física y mental, pues es el momento perfecto para estar contigo en un lugar que te gusta y en el que te sientes cómodo. Muchas veces creemos que la motivación, la felicidad, la pasión y otras cosas que son sinónimo de éxito y vida plena, llegan de fuera o son fatores externos. Sin embargo, muchos psicólogos, coaches de vida y especialistas en salud mental coinciden con que, al contrario de lo que pensamos, para encontrar tu camino, es necesario encontrarte a ti mismo.  

Tu lugar feliz
Artem Beliaikin

Si como yo, te has sentido perdido, sin un rumbo fijo y cansado de tu rutina y estilo de vida, ha llegado el momento de hacer un cambio importante para por fin sentirte bien contigo mismo y haciendo cosas que te den plenitud y orgullo. Debo decirte que lo que a continuación escribiré es algo que yo estoy poniendo en práctica, por ello puedo decir que me ha dado resultado. De ninguna manera quiero decirte que es la fórmula para encontrar la felicidad, ni mucho menos que es la respuesta a todas tus preguntas. Yo obtuve estos tips e información después de ir a terapia psicológica, leer libros, hacer ejercicio y otras cosas que me ayudaron a focalizarme.  

Es probable que te pueda funcionar a ti también, pero también es probable que no. Te recomiendo leer libros, escuchar podcast y asistir con profesionales de la salud mental para que puedas tener un correcto proceso de sanación y encuentres el equilibrio emocional que todos buscamos. Lo único de lo que puedo estar 100% seguro, es que no existe ninguna fórmula ni receta para ser feliz o encontrar tu camino, pero sí existen algunos tips que te ayudarán a orientarte mejor.  

Ahora sí, intentaré resumirte algunos tips que pueden ayudarte a encontrar tu camino y sentirte más tranquilo sin salir de casa:  

1.- Desconéctate de las pantallas  

Es muy fácil saturarnos de información que creemos que es relevante y trascendente para nuestras vidas. Diario tenemos nuevas noticias, nuevas catástrofes, nuevas crisis y mucha más información que, lejos de ayudarnos y mantenernos informados, nos mantiene en un constante estado de estrés y angustia que generan ansiedad.  

Aléjate de pantallas

Además, tenemos las redes sociales, que se encargan de hacernos ver un estilo de vida utópico y muy aspiracional. Este, más allá de ayudarnos a distraernos, nos hacen sentir un poco más miserables por estar tirado en la cama mientras ves cómo alguien más está viviendo las mejores vacaciones en Bali.  

Deja las pantallas a un lado. Hazte el propósito de dejar las pantallas al menos una hora al día y utiliza ese tiempo para desconectarte del mundo exterior y pensar en tu espacio, en tu hogar, en ti y en tu persona.  

2.- Crea tu propio espacio  

Tener un espacio en tu hogar que te haga sentir cómodo y tranquilo es esencial para encontrar tu camino. Hay que comenzar por las cosas pequeñas para después ver resultados en objetivos más grandes.  

Los mejores beneficios de tener un lugar feliz en tu hogar es que puedes recargarte de energía positiva siempre que lo necesites. Este espacio puede tener lo que tú quieras y puede ser donde tú quieras. Desde tu habitación en tu cama, o un rinconcito para meditar, una habitación dedicada a hacer ejercicio, tu sillón favorito, o donde sea. El objetivo es que este lugar te transmita energía positiva con tan solo imaginarlo.  

Tu espacio

Si aún no lo tienes, tu tarea es encontrarlo y trabajar en él para que pronto puedas estar cómodo ahí. Si ya lo tienes, piensa qué le hace falta o qué le sobra. ¿Cómo puedes mejorarlo? Hazlo, te puedo prometer que no te arrepentirás.  

3.- Revisa tus hábitos  

La mejor manera de encontrarte a ti mismo y saber qué te gusta y qué no te gusta es revisar tus hábitos de vida. Desde alimenticios, hasta deportivos, de trabajo y todos en general.  

Piensa en algún hábito que te gustaría añadir a tu rutina, por ejemplo, hacer más ejercicio. Ahora piensa en los pretextos que sueles poner para no hacerlo. Haz lo mismo con los hábitos que te gustaría tener.  

Ahora, haz una revisión de un par de días de tu rutina. Desde la hora a la que te levantas hasta la hora en la que te duermes. Escribe todo, a qué hora despertaste, qué hiciste inmediatamente después, a qué hora comenzaste a trabajar, etc.  

Ya que tienes toda tu rutina de dos días y los hábitos que te gustaría añadir a ella, haz una evaluación de los hábitos que tienes actualmente y que no te gustan y sustitúyelo por uno que te gustaría tener.  

Es un trabajo difícil y constante. Día a día debes encontrar la manera de realizarlos y no dejarlos hasta que ya formen parte de tu rutina. En poco tiempo te darás cuenta de que estás más cerca de ser esa persona que deseas ser.  

Aquí te dejaré una lista de algunos hábitos que, en su momento, a mí me llamaron la atención para incluir en mi rutina. Algunos se quedaron y otros no, pero lo importante es que estos hábitos me acercan paso a paso a ser la persona que quiero ser. Descarga la lista, imprímela y escribe tus propios hábitos. Puedes pegarla en tu refrigerador para que la tengas presente. 

4.- Establece objetivos personales  

Esta parte es demasiado complicada y muy truculenta. Al final, llegaste a este blog para encontrar tu camino y aquí te estoy diciendo que pongas tus propios objetivos. Puede ser frustrante, sin embargo, esta parte es esencial para poder sentirte mejor contigo mismo.  

Los objetivos que te plantees son de mucha importancia, puedes comenzar con objetivos pequeños, como despertarte más temprano o hacer ejercicio. Sin embargo, esos no son objetivos, son hábitos. ¿Cómo definir un mejor objetivo? Un ejemplo podría ser: tener una vida más sana. Si tienes el objetivo de tener una vida más sana, tendrás que incluir varios hábitos como comer balanceado, hacer deporte, levantarte más temprano, dormir más temprano y demás hábitos que poco a poco te acercarán a ese objetivo.  

Otra característica de un objetivo que te ayudará a sentirte mejor contigo mismo es que no son objetivos con un periodo de tiempo finito. Es decir, si te planteas el objetivo de bajar de peso, llegará el punto en el que hayas bajado de peso, sin embargo, después te sentirás vacío porque ya lo cumpliste y no hay nada más después. Si te pones el objetivo de vivir una vida más sana, es un objetivo que no termina, pues toda tu vida debes mantener los hábitos que te llevarán a tener esa vida sana. Por lo tanto, te sentirás más tranquilo y feliz al saber que todos los días trabajas para ese gran objetivo.  

Para llegar a estos objetivos, es importante resolver algunas preguntas que te ayudarán a conocerte mejor y saber cuál es tu lugar en la vida y establecer tu camino. Aquí encontrarás algunas que a mí me ayudaron. Espero que a ti te ayuden también. 

5.- Prueba nuevas actividades  

Otra manera de encontrar tu camino es probar muchas actividades. Haz de todo, prueba sin arrepentimiento y sin prejuicios. ¡Solo hazlo! Es muy probable que, dentro de todo lo que pruebas, encuentres esa actividad que te hacía falta y que se convierta en tu camino a seguir.  

Te voy a contar mi experiencia: yo viví 25 años en la Ciudad de México, alejado por completo de los deportes y viviendo una vida sedentaria. Apenas llegué a vivir a Cancún, descubrí la Travesía Sagrada Maya y me atrapó por completo. Se convirtió en mi nuevo motor de vida y gracias a ella, conocí amigos que ahora considero familia. Mejoró mi calidad de vida, pues me acerqué más al deporte y establecí una relación directa y estrecha con el mar.  

Me pasó lo mismo con el yoga. La primera vez que lo practiqué, supe que estaba en el lugar y con la gente indicada. No necesitaba nada más, pues estaba muy feliz haciéndolo y practicándolo. Gracias a él, me acerqué más a conocer mi cuerpo y descubrí técnicas de respiración que me ayudan a relajarme y mantenerme en el presente.  

No te digo que cruces a Cozumel remando o que hagas yoga para encontrar tu camino, pero estoy convencido de que si haces actividades que te hacen salir de tu zona de confort, muy pronto encontrarás tu camino. Prueba de todo, haz de todo y no te arrepentirás. Aquí te dejo un par que podrían ayudarte a comenzar desde casa, pero no olvides probar de todo.  

Espero que este blog pueda ayudarte un poco a encontrar tu camino. Te recuerdo que estos tips me sirvieron a mí, y espero que puedan servirte a ti. Sin embargo, no son la respuesta definitiva ni mucho menos una guía de vida. Lo único que pretendo es que encuentres algunas respuestas en una persona que, al igual que tú, se siente perdida y quiere encontrar su camino.  

¡No dudes en escribir cualquier duda en los comentarios! Con mucho gusto podemos platicar.