CONOCE LA MARAVILLA DEL MUNDO QUE TE ESPERA EN YUCATÁN

DESCUBRE LOS SIGNIFICADOS QUE RESGUARDA ESTE CENTRO CEREMONIAL MAYA

En el municipio de Tinum, en el estado de Yucatán, te espera uno de los más grandes tesoros de la cultura maya: Chichén Itzá. Esta es la legendaria ciudad que sirvió como centro político, cultural y religioso del imperio de esta cultura.

Este sitio arqueológico fue inscrito como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988 y alberga a una de las Siete Maravillas del Mundo: el Templo de Kukulkán. Esta antigua ciudad maya está llena de edificaciones, monumentos y ruinas que nos permiten echar un vistazo a la manera en que esta gran civilización vivía. Chichén Itzá nos da la oportunidad de conocer las costumbres, tradiciones, la religión y otros aspectos de la cultura maya.

Si estás próximo a visitar la Península de Yucatán y te interesa saber más acerca de la cultura maya y sus hábitos de vivienda en Chichén Itzá, no te pierdas la oportunidad de aprender más de este tema en nuestro tour Xichén Deluxe. En él, nuestros guías te llevarán por los sitios más increíbles de la zona arqueológica, donde conocerás los grandes avances que está civilización tuvo en distintos campos de la ciencia. 

Chichén Itzá cultura maya

Si quieres descubrir por qué los mayas fueron grandes astrónomos y arquitectos y la razón por la cual sus edificios fueron construidos de acuerdo con el movimiento periódico de los astros, asegúrate de agendar tu tour Xichén Deluxe. Por el momento, aquí te contamos los datos más relevantes acerca del legado de la cultura maya que podrás conocer en Chichén Itzá.

¿Cuándo se fundó Chichén Itzá?

Fue fundada en el año 500 d.C. y se fue desarrollando poco a poco. En este territorio, diversos grupos mayas se juntaron y fueron influenciándose los unos a los otros. Guerreros, matemáticos, astrónomos, reyes y religiosos se unieron y construyeron una ciudad que demostraba el esplendor de la cultura maya.

¿Qué significa Chichén Itzá?

Chichén Itzá es una palabra en maya que significa “boca del pozo de los itzaes”. Esto se debe a que hace referencia al cenote que se encuentra al norte de la pirámide y que era considerado sagrado. Este cenote era una fuente de agua dulce esencial para la ciudad y era una parte fundamental de la cultura y sus creencias ya que estaba ligado con Chaac, el dios de la lluvia. 

Lee: Los 9 dioses mayas más importantes que debes conocer

¿Hay un cenote en Chichén Itzá?

En la Península de Yucatán contamos con aproximadamente 8,000 cenotes, pero el principal se encuentra en Chichén Itzá y se le conoce como “Cenote Sagrado”. Se le denomina así porque además de que ahí se depositaban ofrendas, también se practicaban rituales y sacrificios. 

Estos rituales estaban dedicados al dios de la lluvia Yum Chaac. Su objetivo era dar estas ofrendas y sacrificios para que lloviera y esto beneficiara su periodo de cosecha, lo cual les permitía obtener sus alimentos. 

El cenote tiene 60 metros de diámetro, el espejo de agua se encuentra a 22 metros y la profundidad máxima es de 13.50 metros. Para los mayas, este era el corazón de sus actividades religiosas y de sus profundidades se ha recuperado una gran cantidad de objetos arqueológicos. 

El uso del cenote para rituales y sacrificios tuvo lugar principalmente en el periodo Clásico, asociado con el esplendor de la ciudad, así como el Posclásico, que representa el uso del Cenote Sagrado como un lugar de culto y peregrinaje.

¿Por qué Chichén Itzá fue abandonada?

La ciudad de Chichén Itzá tenía un gran poderío y por lo mismo tenía mucho territorio bajo su dominio, pero esto llegó a su fin entre el año 1250 y el año 1300. La ciudad colapsó debido a varios factores entre los cuales se encontraban la sobrepoblación, la deforestación, las guerras a las que se enfrentaban, enfermedades y largos periodos de sequía

Para esta ciudad, las lluvias eran vitales para su subsistencia, ya que era el único método de riego con el que contaban. Después de varios años sin lluvias, las cosechas se fueron perdiendo y por ende, los habitantes de Chichén Itzá dejaron de tener alimento. Esto contribuyó al colapso de esta gran ciudad. 

Muchas familias sobrevivieron y tuvieron que migrar a la Costa Oriental, hacia pequeñas ciudades como Tulum, Tankah, Xel-Há, Xcaret, Xaman Ha (Playa del Carmen), San Miguelito, San Gervasio, entre otras ciudades pequeñas. Estas tenían una relación directa con el mar, lo cual les permitía gozar de otras actividades como la pesca o el comercio marítimo. 

¿Cuándo se redescubrió Chichén Itzá?

En el siglo XIX, entre los años de 1873 y 1875, la ciudad de Chichén Itzá fue descubierta después de tres siglos de estar oculta en la selva. Los exploradores que llegaron a esta tierra la encontraron oculta entre la densa vegetación

Los edificios que en su momento fueron considerados sagrados y símbolos religiosos habían sufrido afectaciones por la lluvia, el sol, los árboles y sus raíces, entre otros daños causados por la naturaleza. Para el siglo XIX todo Chichén Itzá se encontraba escondido bajo la selva y muchas de sus edificaciones colapsaron.

¿Cuándo comenzaron las restauraciones de la zona arqueológica?

En 1926, la Institución Carnegie de Washington y el gobierno mexicano, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), iniciaron exploraciones y posteriormente las restauraciones de las ruinas. Únicamente entre el 10% y el 15% de Chichén Itzá se pudo  restaurar ya que era un territorio muy grande de aproximadamente 25 kilómetros cuadrados.

Templos principales en Chichén Itzá

Entre las edificaciones que puedes conocer en tu visita a Chichén Itzá se encuentran la cancha del Juego de Pelota, el Templo de los Guerreros y de las Mil Columnas y la Maravilla del Mundo: el Templo de Kukulkán.

La cancha del Juego de Pelota

El Juego de Pelota era el deporte de la época y la representación simbólica del mítico combate entre la noche y el día. Este juego fue común para diversos pueblos precolombinos de Mesoamérica y se practicaba tanto en la vida cotidiana como en celebraciones religiosas.

Los mayas le llamaban “Pok Ta Pok” y era visto como un ritual con el cual se agradecía a los dioses por la buena cosecha y se les pedía su protección. En total, Chichén Itzá cuenta con 13 canchas de pelota, pero es mejor conocido por tener la cancha más grande de toda Mesoamérica. 

Esta mide 133 metros de largo y 43 metros de ancho. Fue hecha para albergar a 14 jugadores, es decir, dos equipos de siete personas cada uno. En cada pared se pueden observar dos anillos de piedra incrustados que dividen la cancha a la mitad y sirven como marcadores o “porterías”. 

Chichén Itzá cultura maya

Al inicio del juego, la pelota se lanzaba a la cancha con la mano y a partir de ese momento los jugadores solo podían usar cuatro partes del cuerpo para golpear la pelota. Estas eran los hombros, los codos, la cadera y las rodillas. La pelota estaba hecha de plástico natural extraído de la resina del árbol de caucho y variaba de peso entre los 2 y 4 kilos. 

En ocasiones especiales, estos partidos se convertían en rituales porque se sacrificaba a uno de los capitanes. Hasta ahora no se sabe si era el ganador o el perdedor, pero lo sacrificaban como una ofrenda para la tierra, ya que para los mayas la sangre en la tierra representaba la fertilidad que necesitaban para los cultivos. 

En esta cancha se pueden apreciar tres templos:

  • El Templo de los Jaguares: era el principal y se construyó en el muro este del Juego de Pelota. Destaca por su interesante decoración en la cual dos jaguares avanzan, desde distintas direcciones, hacia un escudo redondo. En el cuadro superior se pueden observar los cuerpos de dos serpientes emplumadas, con sus cabezas en los bordes del friso y las colas entrelazadas en el centro. Este era un espacio exclusivo para el máximo gobernante.
  • Templo del Sur y del Norte: estaban asignados a los equipos que competirían en el Juego de Pelota.

Una característica especial de esta zona es que por la variedad en los tamaños de los bloques que conforman esta edificación y la curvatura en las paredes, se produce un eco que genera siete repeticiones de sonido. El eco era importante en Chichén Itzá, ya que la cultura maya lo usaba como un sistema de comunicación

Templo de los Guerreros y de las Mil Columnas

Ubicados detrás del Templo de Kukulkán. Su estructura se divide en varios niveles y la parte de abajo está repleta de columnas de piedra. Este fue construido en el año 1200 d.C. y pertenece al periodo Postclásico.

En el pasado, todos los pilares y columnas tuvieron un techo rústico de madera y palma. Los pilares de enfrente tienen grabados de los guerreros y los jefes militares mayas ya que todo esto fue el área militar de Chichén Itzá. En la parte de arriba del edificio se pueden observar dos columnas y en medio de esta hay una escultura de Chac Mool que servía como un altar para las ofrendas. 

Este templo se encuentra alineado al Sol y se puede ser testigo de esto en los solsticios de junio y diciembre, ya que dos veces al año vemos a este astro en medio de esas dos columnas, formando una alineación perfecta. Se dice que la cultura maya utilizó el altar con la escultura de Chac Mool para realizar sacrificios humanos. Esa ofrenda o ritual era dedicado al Sol y a su dios, Kinich Ahau.

También lee: Astronomía maya: la observación de cuerpos celestes

Contrario a lo que se cree, el Templo de las Mil Columnas es en realidad otro templo que se encuentra conectado al Templo de los Guerreros. Aunque en realidad solo tiene 200 columnas. Al verlas desde lejos dan la sensación de ser muchas más y por eso se le conoce como el Grupo “de las Mil Columnas”. 

Templo de Kukulkán

La Pirámide de Kukulkán, también conocida como El Castillo, es el edificio más icónico del sitio arqueológico de Chichén Itzá. Es una de las edificaciones más altas de toda la arquitectura maya. En este templo se le rendía tributo a uno de los dioses más importantes para la cultura maya: Kukulkán.

Chichén Itzá cultura maya

Este templo se encuentra ubicado en el centro de Chichén Itzá. Su base es cuadrada, tiene 55 metros por lado y 30 de altura y cuenta con nueve cuerpos en talud y una escalinata por cada lado.

Este edificio es considerado como una de las Nuevas Maravillas del Mundo debido a sus características únicas y especiales. Una de estas características pertenece al tema astronómico. Este edificio se encuentra alineado al Sol, por lo cual, dos veces al año del costado derecho de la escalera se puede ver una imagen, una sombra de luz representando a una serpiente. 

A este fenómeno equinoccial se le conoce como “Luz y sombra” y sucede en los equinoccios del 21 de marzo y del 22 de septiembre. Para los mayas esto representaba el descenso del dios Kukulkán que llegaba a fertilizar sus tierras. 

Durante estos equinoccios, el sol proyecta la sombra de todos los niveles de la pirámide sobre la piedra de la escalera, creando la ilusión del cuerpo ondulado de una serpiente. Este momento era una de las fechas más importantes para la cultura maya en Chichén Itzá y, hoy en día, el descenso de la serpiente emplumada a la Tierra sigue atrayendo a miles de turistas.

Descubre más sobre el equinoccio en Chichén Itzá

Otra de las características importantes de este monumento es su simetría. La pirámide cuenta con cuatro lados iguales y cada uno de estos lados hace alusión a un punto cardinal. Eso no es todo, cada lado cuenta con 91 escalones que simbolizan los días del año, por lo que en total se trata de 364 escalones, más uno que está en la entrada principal, lo cual dan como resultado los 365 días del año solar. 

Otro dato más sorprendente acerca de este templo es que lo que comúnmente conocemos como Templo de Kukulkán, es en realidad la tercera capa de tres estructuras que pertenecen a distintos periodos de tiempo. La edificación más antigua fue construida entre los años 500 y 800, luego se construyó otra encima y la pirámide que actualmente vemos se construyó a lo largo de los años 1050 y 1300.

La cultura maya no destruía los edificios, ya que eran sagrados, por lo que optaban por construir encima de ellos. Estas capas del Templo de Kukulkán representan dinastías. Estas están construidas sobre una base que luce como un edificio. Hace algunos años, a través de un estudio geofísico, se descubrió que debajo de la plataforma, existe un cenote. 

El grupo de investigadores y arqueólogos que están llevando a cabo el estudio le asignaron el nombre de Ya’ax-há, que significa “agua verde” en lengua maya, debido a que está en el rumbo Ya’ax, o sea, la quinta dimensión del universo maya.

Chichén Itzá cultura maya

Si te encuentras frente a las escaleras de la pirámide, asegúrate de dar tres palmadas. El templo hará un curioso sonido distorsionado que es muy similar al canto del quetzal, un ave tropical que la cultura maya consideraba sagrada.

No cabe duda de que Chichén Itzá es la ciudad antigua que resguarda uno de los más valiosos legados de la cultura maya. Visitar este Patrimonio de la Humanidad definitivamente es una experiencia que no te puedes perder. 

Si estás planeando visitar Chichén Itzá, asegúrate de ir acompañado de nuestro equipo en el tour Xichén Deluxe. Aparte de gozar de una visita guiada llena de datos curiosos, actividades divertidas y tiempo libre dentro del sitio arqueológico, podrás disfrutar de nuestra nueva parada en el cenote Tsukán y terminarás tu día con una visita a Valladolid y una deliciosa comida llena de platillos yucatecos en el restaurante la Casona de Valladolid.

Chichén Itzá cultura maya

¿Qué más te gustaría conocer acerca del legado de la cultura maya que resguardan las ruinas de Chichén Itzá? Cuéntanos en los comentarios.