Travesía Sagrada Maya 2014

De por qué la llaman “Un nuevo comienzo”

Tocando tierra no me quedaba la menor duda de que esa felicidad extasiada la había sentido por última vez cuando era niña, en esa etapa de tu vida en la que el único miedo que tienes es a la oscuridad y si acaso a los perros gruñones; esa etapa en la que, sin tanto aspaviento e indecisión, tienes la seguridad de que te puedes comer el mundo con tus propias manos.

 

travesia-sagrada-maya

 

Las ocho horas del día anterior y las cinco que terminaban en ese minuto fueron una eternidad para unos y un ir y venir para otros.

Al final, la gran travesía había durado para cada quien el tiempo necesario para brincar de un escalón a otro, o para subir una escalera completa, y espero con esta especie de metáfora resumir que: el cruce de la Travesía Sagrada Maya es para todos, en mayor o menor escala, el paso de un estado (léase estado mental, de conciencia, emocional, espiritual, civil, laboral, físico, y un gran etc) a otro, en el que por un mes al menos sientes que eres un ser sobre natural; un período en el que solo tus compañeros de canoa (incluso sin tú haber pronunciado palabra alguna durante todo el viaje) y quienes te ven desde el cielo pueden entender qué sientes y por qué lo sientes.

 

travesia-sagrada-maya-2014

 

Mientras tanto, la música y la adrenalina colectiva en esa pequeña orilla de la caleta aderezaban la divertida locura de todos los canoeros, escondiendo totalmente el cansancio y, si hubiera sido posible, hasta las ampollas.

Muchos kilos demás se habían diluido en el mar durante esos meses, llevándose con ellos toda clase de miedos y cargas que con el tiempo fueron haciendo cada vez más liviana la canoa; formando el músculo físico para remar y el músculo mental que te permite llegar a ese estado Zen que nunca pensabas existiría, ese que te permite seguir remando una hora más, y otra hora más y otra hora más.

Mientras comíamos en el buffet y todo se había acabado, caí en cuenta de que estábamos las personas indicadas, en el momento indicado en el mejor escenario.

 

gran-travesia-sagrada-maya

 

Y ahí te dabas cuenta de que siempre durante esos seis meses había sido así: el mar, tu canoa y tú; que tú fuiste testigo de cómo con el corazón cada uno de ellos fue capaz de transformar aquello que lo movía por dentro, y de cómo a su vez ellos vieron, sin ver, lo que tus manos, tu mente y tu corazón hacían por ti. El resultado cada uno lo sabe, cada uno lo conoce, cada uno lo vive, no solo en ese momento sino en la parte de tu vida que comienza cuando ves la orilla y pisas la arena. Ese cambio es el que hace que explicar la travesía sea tan difícil como la travesía misma.

 

gran-travesia

 

Días después comenzó a fluir lo que no fluía, comenzó a sonreír el que no sonreía, comenzó a hablar el que poco hablaba, comenzó a brillar el que tenía su luz apagada, comenzó a ir al gimnasio el que no iba, comenzó a nadar el que temía al mar, comenzó a amar el que no amaba, comenzó a compartir el que era egoísta, comenzó a ser libre el que temía salir de su área de confort, comenzó, comenzó, comenzó…. Así fue que todos entendimos por qué se trataba de un nuevo comienzo y así fue como yo decidí vivir otro nuevo comienzo.

 

xcaret-travesia-sagrada-maya-2014