Un viaje de mamá e hija

podría ser lo que le haga falta a tu vida en este momento

 

Conforme vamos creciendo la palabra “mamá” va cambiando de significado. Los primeros años es alguien a quien necesitamos para sobrevivir, después se convierte en una maestra de la que aprendemos absolutamente todo. Más adelante (por una incómoda etapa llamada adolescencia) a veces se convierte en nuestra enemiga porque “no nos entiende” y finalmente, nos damos cuenta que tenemos en ella no solo a una buena amiga, sino la mejor.

Como todo en la vida, las relaciones mamá e hija no siempre son color de rosa. Tenemos nuestros momentos difíciles que naturalmente suceden porque queremos lo mejor para la otra y no siempre nos damos cuenta a la primera. Sin embargo, mamá no deja de ser la primera persona a la que acudimos cuando algo te sucede, bueno o malo.  

Nosotros somos fieles creyentes de que el tiempo en familia cura al corazón de cualquier mal. Un viaje de mamá e hija puede ser lo que le haga falta a tu vida en este momento, pasar tiempo con tu persona favorita y seguir aprendiendo la una de la otra. No importa en qué etapa de vida te encuentres, es momento de planear ese viaje juntas.  ¿No me crees? Te comparto 5 historias que te convencerán. 

 

1.- Su primera vez en contacto con la naturaleza

“Lo recuerdo muy bien, estábamos emocionadas pues sería tu primera vez para estar en contacto con la naturaleza, y lo más increíble es que tocarías el mar. En la segunda ocasión, disfruté tanto ver cómo en el Aviario te maravillabas con tantos pajaritos, al igual que en el mariposario, estabas tan curiosa de cómo comía fruta la pequeña mariposa; y cada vez que vamos, algo nuevo te sorprende, en esta última vez que fuimos, estabas tan encantada y atenta viendo el espectáculo…. que me volví a emocionar.

Definitivamente amo ver cómo descubres el mundo y junto a ti yo lo voy redescubriendo. Hemos visitado Xcaret varias veces juntas y cada vez que vamos es una experiencia increíble, llena de momentos maravillosos.”

Claudia Gual

mamá-hija-xcaret

 

2.- Superando retos juntas

“Una de las experiencias más emotivas y extraordinarias que he vivido fue el día en que pude ver la carita y escuchar el primer grito de mis hijas. A partir de ese momento todo cambió. Mis sueños crecieron, los miedos se quedaron atrás y estaba decidida a enfrentar todos los obstáculos. Ser mamá sacó mi lado más aventurero y extrovertido y es la forma en que quiero que mis hijas vean la vida, como un mundo lleno de oportunidades y retos.

Es por eso que decidimos romper uno de sus miedos, las alturas. Fuimos a Xplor Fuego para hacer más divertido el reto y aunque les dio miedo dar el primer paso, disfrutaron volar por los aires en medio de la selva. Y es lo que las mamás hacemos, alentar a nuestros hijos a ser mejores cada día y enfrentar los retos que la vida nos pone enfrente. 

Karla Díaz

 

mamá-hija-xplor-fuego

 

¿Buscas más aventura? Lee: Rappel asistido: actividad para todas las edades en Xenotes

 

3.- Verla disfrutar lo que hacía antes de que yo naciera

“No es un secreto que la vida de las mamás da un giro cuando nacen sus bebés, y la de mi mamá no fue la excepción. Yo sé por historias que ella me ha contado y fotos que guarda mi abuelita que antes de tener hijos, lo que hacía feliz a mi mamá era nadar y bucear. Siempre se la pasaba en el agua, explorando diferentes mares y lagunas.

Aunque ella es feliz con su vida hoy en día, siempre quedará en su corazón un espacio para el agua. Es por eso que hace unos meses mi hermana y yo decidimos llevarla a un lugar en el que se rencontraría con su primer amor en un ambiente seguro: Xcaret.  Aunque ya no tiene la misma energía que tenía a los 20, fue inspirador verla a sus 50 y pico nadar como pez en el agua, haciendo apneas, snorkeleando y siendo feliz.”

Deborah Iruegas

 

4.- Saliendo juntas de fiesta

“Quería llevar a mi mami a un lugar donde se divirtiera, cenara rico y escuchará música mexicana. Xoximilco fue la mejor opción, me sorprendió al verla platicar con extraños, participar en los juegos y ¡hasta bailar la pelusa! Disfrutamos juntas de  la música y de la hermosa noche de luna llena que nos tocó, recorriendo los canales de Xoximilco. Cuando estábamos llegando al final del recorrido me dijo “como, ¿ya terminó?”

Julia Arteaga

5 Historias de mamás e hijas que te harán querer viajar

 

También te podría interesar: Porqué deberías llevar a tus papás a Xenses

5.- Descubriendo el que se convertiría en nuestro lugar favorito

“Fuimos juntas a Xcaret por primera vez. A tu lado todo era mágico y más sorprendente, los flamencos, las guacamayas, el orquidiario. Era increíble caminar por la selva y llegar a esa vista de la mar única hermosa. Los Ríos Subterráneos que, aunque te impactaron y con valor dijiste ¡vamos! El submarino y ver tantos pececitos. Cerrando con broche de oro viendo la presentación “México Espectacular.” Hoy, después de 22 años, seguimos juntas recorriendo nuestro lugar favorito, que siempre nos sigue sorprendiendo” 

Julia Arteaga

5 Historias de mamás e hijas que te harán querer viajar

No importa la edad, ni la etapa de vida en la que estemos, pasar tiempo con mamá es algo que no se compara con nada más. Si no has tenido un viaje de mamá e hija, aún puedes hacerlo. En Cancún y la Riviera Maya hay lugares con actividades de aventura, cultura y naturaleza que podrán disfrutar juntas.

¿Tienes alguna historia de madre e hija viajando? Cuéntanos en un comentario.