Día del Amor y la Amistad

“…que el mejor día de tu vida sea único”

 

Durante el mes del amor y la amistad solemos sentirnos enamoradizos, felices y con muchas ganas de compartir. No es la excepción para nosotros y en esta ocasión les compartimos la hermosa historia de amor de Mónica y Darío quienes a pesar de las barreras de la distancia y el idioma, combatieron todos los obstáculos y lograron decir “si, acepto”.

 

boda-xcaret

 

Monica y Darío 

Darío de nacionalidad italiana y yo de nacionalidad mexicana, nos conocimos un 22 de agosto del 2011 en México, DF. Estábamos en el Raga la disco de plaza Antara en Polanco, fue un instante una mirada y desde ahí comenzó nuestra historia. Esa noche hablamos en inglés ya que él no sabia español ni yo italiano. Después, seguimos viéndonos y hablándonos y poco a poco el aprendió a hablar en español, era muy divertido hacer mezcla de idiomas y enseñarnos nuestro idioma, cultura, etc. Al mes de conocernos, nos hicimos novios. En diciembre del mismo año, su contrato terminó y regreso a Italia.

Durante 6 meses, nuestro noviazgo fue vía Skype, hasta que regresó a México en mayo del 2012 a decirme que quería que fuera a Italia a conocer a su familia. Y así fue. Fui a Italia, conocí a su familia pero cada vez queríamos estar más tiempo juntos, nos extrañábamos mucho, no queríamos seguir nuestra relación a través de la computadora así que él decidió que quería regresar a vivir a México. Estando de nuevo aquí en mi querido país, encontró trabajo y se quedó a  vivir aquí por tiempo indefinido. Después de casi tres años de novios, decidimos casarnos

 Ya habíamos pasado por muchas pruebas difíciles, la barrera del idioma, la distancia, la adaptación de él a México, y  todas estas cosas nos hicieron crecer como pareja, sentir cada vez más amor el uno por el otro y darnos cuenta que queríamos estar juntos toda la vida. Y así fue como dedicidímos casarnos el 16 e agosto del 2014.

 Al momento de decidir la locación para la boda, queríamos un lugar que la misma atmósfera demostrara la magia, luz, amor, diversión y vitalidad de México. Como sería una boda de dos países diferentes, Italia y México, yo quería que los italianos vieran un México lleno de gracia, cultura, colores, en una palabra “mágico”.  Y eso fue Xcaret para nosotros.

Tanto para los mexicanos como para los italianos y nosotros los novios, Xcaret engloba demasiadas emociones y sentimientos, te rodea de tradición, naturaleza viva, orgullo, cultura, fiesta, sabor, color, elegancia, originalidad, amor, espiritualidad, y sobre todo hace que el mejor día de tu vida sea único.

 

Web