Un reto de 5 kilómetros

6 razones para hacer una carrera de obstáculos

 

Déjame comenzar por decirte que no entiendo el porqué  actualmente hay un conflicto o tabú enorme hacia las carreras de obstáculos, he conocido a personas que corren diariamente 5 kilómetros o que entrenan artes marciales desde hace años y les da “miedo” participar en éste tipo de eventos, pero la realidad es que los que hemos corrido en éste tipo de carreras sabemos algo y es que si lo intentas, ¡la vas a amar! ¿Tengo que tener condición física? si, tampoco te voy a mentir, mínimo tiene que gustarte sudar, hacer ejercicio, saltar, bailar, patinar, nadar, ¡lo que te guste! y si te quedan más dudas, aquí te comparto 6 razones por las cuales tienes que participar en una carrera de obstáculos:

Un nuevo reto

Muchas veces pasa que hacemos ejercicio únicamente para vernos bien físicamente y estar saludables (no que eso tenga algo de malo ¿verdad?) pero no pensamos más allá de lo que nuestro cuerpo puede hacer, hasta dónde somos capaces de llegar, y si no lo intentamos ¿cómo vamos a saber?, una carrera de obstáculos es perfecta para comenzar a vencer nuestros límites, recuerda que al final la competencia es contra ti mismo.

 

Web

 

Kilómetros de diversión

Y esto te lo aseguro, si hacer éste reto por si mismo es divertido, imagina cuando lo haces con amigos. De seguro ya te imaginas a qué amigo vas a tener que ayudar a sacar del lodo para que no se quede atorado en el fondo o que amigo te va a estar esperando al final de la rampa para ayudarte a subir, o bueno, ¡está bien! ¡tu puedes! sólo contra todo, también es válido.

La mejor medicina anti-estrés 

Y es que cuando vas corriendo entre la selva, brincando obstáculos, arrastrándote por la tierra, y sintiendo como el lodo va ensuciando tu ropa poco a poco, existe un momento en el que sólo podrás escuchar tu respiración y la voz de tu mente que dice que si puedes lograrlo, que estás a punto de llegar a la meta, ésa misma voz que en ocasiones no te deja dormir por pensar en el trabajo, en los problemas, las deudas, y en todas las preocupaciones que tenemos, sólo que en ese momento, ese día no existirá nada más importante en tu mente, sólo tu y lo que te hace feliz.

 

Web

 

Le da sabor a tu vida 

¿Qué harás éste fin de semana? Probablemente ya tengas planeado algo, o en el peor de los casos, hasta ¡tengas que trabajar! O simplemente te vas a quedar en casa porque estás muy cansado, en ese caso tengo algo muy importante que decirte: ¡sal! ¡planea algo! muévete, te aseguro que participar en una carrera de obstáculos despertará a ese pequeño Bravest que llevas dentro y que después de correr ¡no querrás parar! Buscarás más carreras y competencias como loco, porque habrás probado la mejor comida para los deportistas: la competencia.

 

Web

 

Es una buena inversión 

¿Cuanto te cuesta ésa ida al cine, ese vestido negro que sólo te pondrás una vez, o la botella de whiskey de esa fiesta? Aunque estos pequeños placeres son divertidos, te dejarán una satisfacción momentánea. En cambio cuando inviertes en éste tipo de eventos, el triunfo de haber conquistado tus miedos, la superación personal y la satisfacción de haber completado un reto no te dejará jamás. Estarás invirtiendo en una experiencia irrepetible, la cual te llenará totalmente, y no será hasta que te veas sonriendo y con tu medalla bien puesta al final de la meta cuando sabrás que todo tu esfuerzo valió la pena.

Por la comida post-carrera 

Y bueno, ¿de qué serviría tanto esfuerzo y dedicación si no pudieras tener una deliciosa comida llena de carbohidratos y proteínas al final de la carrera? Y es que más allá de “merecer” una comida, tu cuerpo gritará por recuperar esa energía y recuperar fuerza después de una carrera tan intensa, pero algo sí te podemos asegurar, y es que lo que sea que vayas a comer te sabrá a gloria, será la comida más deliciosa que podrías haber tenido en mucho tiempo.

Ahora todo queda en ti, en prepararte física y mentalmente para éste nuevo reto, recuerda que sólo tu tienes las herramientas necesarias para vencer al competidor más fuerte, aquel que conoce tus puntos débiles, ése que te conoce muy bien, ya que no es otro sino aquel que te ve en el espejo todos los días.