Pensamientos antes de mi primer Travesía Sagrada Maya

Nunca podrás cruzar un océano si no tienes el coraje de perder de vista la costa

¡Házlo, y si te da miedo, hazlo con miedo!

 

Es inevitable sentir miedo antes de aventurarte a lo desconocido, lo importante es vencer el miedo y atreverse. En mi blog anterior, te conté un poco acerca del comienzo de esta aventura, en ese entonces no me imaginaba el tipo de pruebas y retos que me esperaban en este camino. Hoy,  la meta está más cerca que nunca.

Lee mi blog anterior: Por qué ser canoero significa vencer tus miedos

En estas últimas semanas previas a mi primer Travesía, he tenido un mundo de emociones y pensamientos dentro de mí. Después de seis meses de entrenamiento, estoy lista para la verdadera prueba, estoy lista para probarme a mí misma que no hay cosa que no pueda lograr con un poco de disciplina y perseverancia. Y que mientras haya pasión, no existirán los límites.

 

Pensamientos antes de mi primer Travesía Sagrada Maya

 

Más que una prueba física, la Travesía Sagrada Maya ha sido una prueba mental muy fuerte, mentiría si dijera que nunca he dicho que ya no puedo, la verdad es que cuando pasas horas remando bajo el sol, es inevitable pensar que tu cuerpo ya no puede más, pero si haces las cosas con el corazón, tu cuerpo sacará fuerzas de hasta el más pequeño músculo para lograrlo. Y la recompensa será increíble.

 

Pensamientos antes de mi primer Travesía Sagrada Maya

 

Estoy convencida que tengo uno de los equipo más fuertes, y no me refiero al aspecto físico necesariamente, sino que nos hemos demostrado a nosotros mismos que juntos, llegamos más lejos. Una misma remada, un mismo ritmo, nos llevarán juntos a nuestro destino. Diversos motivos, diversas edades, gustos y creencias, no importa cual sea la razón que nos unió, la vida nos puso juntos en este camino por una razón.  Y no nos queda más que disfrutar de la recta final y darlo todo, no quedarse con nada. Juntos salimos, juntos regresamos. 

 

Pensamientos antes de mi primer Travesía Sagrada Maya

Foto por: Miguel Gonzalez

 

Alguien alguna vez me dijo que la Travesía Sagrada Maya era solo para los locos. Y creo que tenía razón, no cualquiera se atreve a remar por horas bajo el sol en un mar imponente como el de la Riviera Maya.  Me da gusto ser parte de ese grupo de “locos” que se atreven a salir de su zona de confort, esa clase de locos que les gustan los retos, porque el mundo necesitas más de esas personas locas, que tienen el poder de cambiar al mundo.

 

Y tú, ¿Te atreverías a hacer esta locura?

 

Liz Reyes
Triatleta y Health Coach apasionada, amante de los retos, cocinar y los ratos en familia.