De Xcaret para México y el mundo

Responsabilidad y orgullo:

Siendo parte de Xcaret

En Xcaret estamos muy orgullosos de lo que hacemos. Nos llena de alegría que día con día nuestro parque es un centro de reunión para honrar a México, sus tradiciones, su gente y su naturaleza. Nos complace ser el lugar donde los extranjeros descubren lo colorido que es nuestro país y donde los mexicanos se reencuentran con su patria. Esto, además de llenarnos de satisfacción, también conlleva una gran responsabilidad.

Web

Y es que, como dice Iliana Rodríguez, Subdirectora de Comunicación y Relaciones Públicas, Xcaret es una embajada de México: “Es un lugar donde todos los días nos preparamos para presumir flora, fauna y cultura de nuestro país; lo envolvemos para regalo y le ponemos moño para que el mundo vea lo maravilloso que es este México, eso es lo que hacemos”.

Lamentablemente, el mundo enfrenta una situación difícil y México no escapa de ello. Uno de los principales retos de Xcaret es mostrar el México de a deveras. Somos un país lleno de cultura, de amor por la música, de naturaleza, de gente linda y alegre… Xcaret representa ese país maravilloso que somos. Es un gran orgullo”, explica Iliana.

Web

En esto coincide Fernando Herrera, de Dirección Artística: “El poder recordarle al público que México va más allá de sus problemas y brindarles la oportunidad de reencontrarse con su gente y su cultura, además de que los extranjeros vean esto con respeto, es algo muy satisfactorio”. Si ya nos has visitado, no podrás negar que en México Espectacular se te enchina la piel y se te hace un nudo en la garganta, ¿o sí?

Precisamente es en México Espectacular donde más pesa esta responsabilidad. Ahí los artistas, músicos y bailarines entregan el alma cada noche en una representación de su país y su cultura. “Es un compromiso muy grande; tenemos que cubrir las expectativas de los visitantes, nacionales o extranjeros. Es un gran esfuerzo el que ponemos”, explica el músico Juan Luis Puebla.

Músicos

Juan Luis explica que la actitud cambia cuando cruzan las puertas para los colaboradores de Xcaret; tras poner el primer pie en el parque dejan a un lado sus preocupaciones y se enfocan en un sólo objetivo. “Cuando estamos aquí todos los pensamientos se vuelven uno sólo: México es lo mejor que hay para nosotros. Es un México por el que nosotros tenemos que trabajar y luchar”, explica.

Jorge Díaz, violinista y trompetista, dice que esto contribuye a la imagen de México en el mundo y que para ellos es muy importante ser parte de la difusión de la cultura mexicana. “Es algo muy grande en mi vida, una experiencia… es un privilegio. Representamos a una parte muy importante del país, culturalmente hablando”, nos comenta.

Desde pinturas sobre músicos hasta pianos en miniatura adornan la oficina del maestro Manuel Cervantes

Sin embargo, no hay que caer en generalizaciones ni pretensiones. Así lo explica el maestro Manuel Cervantes, del área de Dirección Musical: “No pretendemos volvernos un estandarte de México, sonaría prepotente o egoísta, pero estamos muy conscientes de que somos parte de un compromiso que hay para mostrar nuestra nación hacia el extranjero”.

La comida también es un tema importante para nosotros: muchos visitantes extranjeros tienen sus primeros contactos con la gastronomía mexicana y para nosotros es un reto y una gran responsabilidad conseguir que sus paladares tengan una buena impresión. “Es un orgullo para nosotros el dar a conocer aquí nuestra cocina; cuidamos los sabores muy fuertes para que no tengan consecuencias negativas en los visitantes”, dice Martín Torres, Chef en la cafetería La Orquídea.

Este orgullo también va acompañado de aprendizaje. Así lo narra Erika Jasso, quien se encarga de diseñar los vestuarios y maquillajes que puedes apreciar en tu visita al parque: “amo mi trabajo. Algo que aprecio mucho de haber llegado aquí es que descubrí que mi país tenía una infinidad de vestuarios e historia en ropa y cultura. En ocho años he aprendido mucho de mi país y lo aprecio ahora más”, nos menciona con emoción.

Web

Erika recuerda una anécdota que la ha marcado en su vida laboral en Xcaret: “Una vez un visitante de Colombia se acercó a mí y nos felicitó. Él decía que todo lo que se hace en el escenario del Gran Tlachco refleja qué tan orgullosos estamos de nuestro país… y sí, es un orgullo por lo que hago, por lo que aprendo y, claro, por México”.

Nuestro amor por México también se extiende a la fauna tan diversa e increíble que tiene. Tal es el caso de Ana Cecilia Negrete, médico veterinaria y encargada del programa de rescate de tortugas marinas. Ella tiene un amor enorme por estos animales, quienes consumen casi todo su tiempo y son su orgullo. “Tengo un apego muy fuerte con este programa, es en donde empecé y lo he visto crecer. Desarrollarlo y ser el centro más importante de rescates y rehabilitación es mi mayor satisfacción”, explica.

Web

Algo similar piensa Sac Nictec Franco, quien se encarga de cuidar la salud de toda la fauna marina del parque y se especializa con los tiburones y rayas. Para ella es un gran honor poder trabajar con estas especies, pero aún más el darlas a conocer a los visitantes: “el hecho de que tenga la oportunidad de cambiar la imagen que tienen los visitantes sobre estos animales y hacerles ver que no son animales peligrosos; es algo muy bonito”, finaliza.

Web

Podríamos seguir escribiendo más y más del tema; lo único que podemos decir es que nos llena de orgullo lo que hacemos. Es nuestra forma de honrar y mostrar lo agradecidos que estamos con nuestro México… lo llevamos en la piel ¿Tú qué experiencias tuviste en tu primera visita a Xcaret? ¿De qué manera honras a tu país día con día?

Francisco Martínez
Ama la comida mexicana, los deportes, fotografiar paisajes y a las guacamayas