Cocina mexicana en Xcaret: saborea la vainilla

 Saborea la vainilla

Cocina mexicana en Xcaret

Una de las actividades en Cancún que más me gusta, es caminar por el Museo Viviente de Orquídeas de Xcaret. Fue ahí donde una vez me encontré una hermosa orquídea blanca con tonalidades amarillas. –Es la vainilla, me dijo una de las colaboradoras de este hermoso eco parque. Y ante mi mirada incrédula, se acercó para contarme una de las historias más deliciosas de la cocina mexicana.

Los mayas y los aztecas enriquecían con la esencia de la vainilla esa bebida sagrada que era el xocolatl, o chocolate. Sin embargo, su cultivo corresponde a otra gran civilización del México prehispánico: los totonacas, que habitaron la región tropical de Veracruz.

“Los totonacas contaban la historia de una princesa que fue raptada por un príncipe. Pero la diosa de las cosechas no estuvo de acuerdo con ese amor y los mandó decapitar. Ambos reencarnaron, él en un arbusto y ella en una orquídea que crecía abrazada al arbusto”.

Me acerqué a la orquídea. “Pero esta flor no huele a vainilla”, le dije a la guía de Xcaret .

“Ah, eso es porque para obtener el delicado aroma de la vainilla, su fruto, que es una vaina, pasa por un proceso que dura un mes. Los frutos se ponen a secar al sol y después se arropan bajo unas mantas de lana para que suden. En las noches se guardan en cajas herméticas, para que fermenten. Cuando la vaina adquiere un color marrón oscuro, está lista para ser la reina de los postres y los perfumes, uno de los ingredientes más preciados de la cocina mexicana. Veracruz sigue siendo uno de los grandes proveedores de vainilla en el mundo. Y en Xcaret es una de nuestras orquídeas favoritas.”

“¡Vaya!, ¿todo eso pasa para que en las mañanas me pueda hacer un rico licuado con vainilla?”, le pregunté, pensando en lo que sería de la cocina mexicana y la del mundo sin la vainilla.

“En realidad ahora mucha gente compra vainilla sintética. Es más barata. Pero el extracto natural de vainilla tiene muchos beneficios: es estimulante del sistema nervioso, se emplea para combatir la histeria, la depresión y la melancolía. Además es un excelente diurético y sirve para curar malestares del estómago”.

Uff, eso sin contar los dulces, tabaco, bebidas con vainilla… Me acordé del rico arroz con leche que había probado en La Cocina de Xcaret, ¡qué rico estaba, seguramente tenía vainilla natural!

No me resistí. Al pasar por la tienda de la Plaza Principal de Xcaret, compré un frasquito de extracto natural de vainilla. Unas gotitas en mi licuado, hace mis mañanas más deliciosas y aromáticas. Y así es como siempre me acuerdo de una de las actividades en Cancún que más me gusta: el Museo Viviente de Orquídeas de Xcaret.

Responde en los comentarios:

¿Tienes alguna historia o anécdota que contarnos  sobre la cocina mexicana?

¿Cuál es la actividad en Cancún que más te recuerda la esencia de México?