25 años de sonrisas y alegría

Naturaleza, cultura y diversión forman una ventana

de México hacia el mundo

¡En Xcaret estamos de fiesta! Este diciembre cumplimos 25 años y estamos muy contentos y orgullosos de todo el camino que hemos recorrido, que no ha sido fácil. El parque ha evolucionado y crecido de la mano de sus socios, colaboradores, directivos, y, por supuesto, los visitantes que día con día le dan vida. ¿Alguna vez te has preguntado cómo fue el origen de todo? A continuación te vamos a contar más al respecto.

Web

Las tierras sobre las que se encuentra Xcaret tienen mucha historia. Muchísimo antes de llamarse Xcaret, existió ahí la población de Polé; esta comunidad era parte de una red de puertos que los mayas extendieron por todo la península de Yucatán. Polé se fundó durante el periodo del pre-clásico tardío (400 A.C. – 200 D.C.) y se mantuvo hasta el pos-clásico tardío (1200-1521 D.C.).

Hay dos sucesos que marcaron la vida de Polé: el más importante fue el peregrinaje de fieles que se embarcaban ahí para emprender el viaje hacia Cozumel para venerar a la diosa Ixchel; tradición que se retomó con la Travesía Sagrada Maya. El otro acontecimiento relevante se narra en el Chiam Balam de Chumayel, libro que recopila la historia maya.

Web

En él se cuenta que los Itzaes (un pueblo maya que migró desde Centroamérica) arribaron al puerto de Polé y de ahí emprendieron su camino en búsqueda de tierras para fundar una ciudad, lo cual lograrían poco después al construir Chichén-Itzá. Posteriormente los Itzaes continuaron usando el puerto de Polé como punto de partida para otras expediciones.

La historia del parque comienza en 1984 cuando un amigo del Arquitecto Miguel Quintana Pali le ofreció unos terrenos en venta en el Rancho Xcaret. La verdad es que al inicio no le agradó mucho la idea, pero tras la insistencia de su amigo y al ver la belleza del terreno, accedió. La idea original era que ahí construiría la casa de sus sueños, algo común entre los arquitectos.

rios-subterranoes-de-xcaret-mexico

Sin embargo, al explorar el terreno y descubrir ríos subterráneos y cenotes, pensó que eso podría rendir para un proyecto más grande; y entonces el proyecto se transformó en un conjunto habitacional que después vendería. Pero el Arq. Quintana no estaba muy convencido de que toda esa belleza natural fuera para sólo unos cuantos; y entonces le llegó la idea de un parque.

Ahora la limitante era el espacio; las cinco hectáreas que había adquirido no eran suficientes para albergar un parque como él pensaba; por lo que acudió con los dueños de las tierras colindantes. Fue entonces que conoció a los hermanos Oscar, Marcos y Carlos Constandse, quienes ya tenían una idea similar y se sumaron al proyecto.

Xcaret en 1990

Fue en diciembre de 1990 cuando Xcaret abrió sus puertas bajo el lema “Paraíso Sagrado de la Naturaleza”. En ese entonces sólo se contaba con la playa, un río subterráneo, la caleta, un restaurante, los delfines y el apoyo de 50 colaboradores. Poco después se agregó un museo, se extendieron los ríos subterráneos y se construyó el primer aviario. Con el tiempo llegaron más atracciones como el acuario o el mariposario.

Por increíble que parezca, muchas de las atracciones y recintos de Xcaret no fueron planeadas como son actualmente; fueron una combinación de la gracia de la naturaleza y la astucia del Arq. Quintana, quien es creyente de “descubrir el espíritu del terreno”. Por ejemplo: el desplome de una caverna originó un boquete en medio del terreno. Cuando el Arq. Quintana acudió, ante la preocupación de sus socios, lo primero que pensó fue que la naturaleza les había otorgado un bello teatro al que sólo había que hacerle pequeñas adaptaciones; y así nació lo que hoy es el Foro Abierto.

Web

Pero, al tener un foro había que otorgar un show. Al principio la idea de un espectáculo mexicano no encontraba cabida en varios de los integrantes, pues Xcaret era un parque meramente natural. Fue cuando, en 1995, nació México Espectacular como una atracción extra que costaba 79 dólares e incluía cena. Posteriormente se tomó la decisión de incluir el espectáculo en la entrada… y a los visitantes les encantó. Así fue el origen del concepto que hoy es Xcaret.

Pero las cosas no cuadraban del todo ¿con qué fundamentos se mezclan naturaleza y cultura en un mismo parque? Sí, en ese entonces sonaba algo extraño, una locura. Pero, de nuevo, el ingenio del Arq. Miguel Quintana hizo que el asunto cuadrara: la mayoría de las grandes civilizaciones nacieron dentro de ecosistemas ricos en recursos, los cuales les permitieron asentarse y ocuparse en otros temas, como en la cultura. Entonces ya todo tenía sentido.

Web

El espectáculo también tuvo efectos en otras ramas del parque. Si bien Xcaret ya tenía los conceptos de cuidado y respeto por el entorno, no existía la ambición de influir fuera de las puertas del parque. Fue así como el amor por México que se mostraba en el show se extendió a otras áreas y propició los programas de conservación de guacamayas y el cuidado de las tortugas marinas.

Siete años después, en 2002, Xcaret México Espectacular se mudó al Gran Tlachco; fue un reto donde se adaptó el espectáculo a este enorme recinto con capacidad para seis mil espectadores. Y así se llegó al Xcaret que es hoy en día, el cual se consolidó como el parque por excelencia en la región al tener un millón de visitantes en 2004.

Web

Xcaret aún no ha sido terminado, y tal vez nunca lo esté. El terreno en el que se encuentra el parque aún tiene  bondades por mostrar; también hay un sinfín de cosas sobre la cultura mexicana que nos gustaría difundir. Aquí se celebra día con día a México, se honra a su gente, sus tradiciones, sus sabores y su naturaleza; y es algo que queremos seguir haciendo, orgullosos, por mucho, muchísimo tiempo más.

Web

Hace 25 años comenzamos con 50 colaboradores y teníamos 250 mil visitantes por año; las cifras se elevan hoy en día a mil 600 colaboradores y cerca de un millón 200 mil visitantes al año. ¿Cuándo fue la primera vez que nos visitaste? ¿Conocías algo de esta historia? Ahora nos gustaría conocer tus memorias de Xcaret.

Francisco Martínez
Ama la comida mexicana, los deportes, fotografiar paisajes y a las guacamayas