10 señales de que te has enamorado de México

Solamente un extranjero que ha visitado México entendería

México: amor a primera vista

Dicen que únicamente puede existir un amor verdadero en nuestra vida, pero estamos seguros que sí nos podemos enamorar más de una vez: especialmente cuando se trata de países. Habitualmente el lugar donde nacemos se convierte en nuestro primer amor, ese que queremos tanto, defendemos y presumimos. Nos encanta cada detalle de nuestra patria, como su comida, la gente, tradiciones y paisajes… hasta que conocemos México, ¡ay México! ¿qué es lo que te hace tan irresistible a todo el que te visita?

Leer más: De las playas de Quintana Roo me enamoré.

 

ezgif.com-maker (1)

 

1. Te sorprendes con la variedad de platillos y comida que puedes encontrar en un restaurante o supermercado; te emociona poder contarle a tus amigos y familia la diferencia entre unos verdaderos tacos mexicanos y eso que alguna vez creíste que eran “tacos” en tu ciudad.

2. No puedes creer cuantas palabras diferentes existen en México: hasta pareciera que no hablaran español. Palabras como “popote” “albur” o “botona” no tienen ningún significado para ti. Pero con el tiempo, entiendes que pedir una “chela bien muerta” es simplemente otra manera de pedir “una cerveza bien fría”.

3. No puedes dejar de comentar lo cálidos y serviciales que son los mexicanos: siempre te contestarán con la enorme y amable sonrisa que tanto los caracteriza.

4. Es como un sueño poder visitar lugares como Chichén Itzá o Teotihuacán que te dejan anonadado por la riqueza cultural que rodea a este país.

5. Tu celular se empieza a quedar sin memoria porque la tienes llena de hermosas fotos; fachadas de casas coloridas, comida deliciosa y mágicos paisajes.

6. Presumes que ahora sabes tomar el tequila como un verdadero mexicano. ¡Otro caballito de tequila con limón y sal por favor!

7. Descubres que México tiene todo, no solamente hay playas, sino que también hay ríos subterráneos, cenotes, cascadas, pozas naturales y ¡hasta desiertos!

8.  Tienes toda tu maleta llena de artesanías mexicanas; coloridos alebrijes, sombreros de charro, muñecas de trapo y cientos de coloridos recuerditos para regalar a toda tu familia.

9.  Te empiezas a cuestionar ¿cómo es que pasaste tanto tiempo de tu vida sin haber probado una quesadilla?

10. Y finalmente, empiezas a planear tu siguiente viaje a México, tal véz a un Pueblo Mágico en Oaxaca o un paradisiáco lugar cerca de la Riviera Maya.

Cuando menos te lo esperas, ya te enamoraste perdidamente de un país que te abrió su corazón desde el momento en el que decidiste tocar sus puertas.

¿Qué te hizo enamorarte de México? 

Leer más: 27 sitios naturales que encontrarás en México. 

Maygheen Tortolero
Comunicóloga, amante de la fotografía en blanco y negro, el baile y la música guapachosa.